Mapa de recursos


Vacaciones en el Monasterio.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Galicia para el Mundo tenemos para ustedes una singular propuesta: descansar en un monasterio.

Los hay de lujo y mas humildes, cerca del mar, al pie del Camino, o en Compostela, en el valle o en aquellos lugares privilegiados que los monjes sabios convirtieron en sagrados.

 
Existen en Galicia nada menos que 165 monasterios, todos ellos documentados. Gozaron de mayor esplendor entre los siglos XII y XV.
La mayoría de los cenobios resultan desconocidos para los gallegos porque siempre se ha centrado la atención sobre los grandes monasterios y los más influyentes. La gran mayoría fueron conservados por las órdenes religiosas a las que pertenecían o por el entusiasmo de un grupo de pequeñas monjas. Pero la vida monástica cambió mucho desde la llegada de los primeros eremitas.
Hoy es posible pasar unas vacaciones en un convento y nosotros hemos elegido 5 maneras de hacerlo.
La primera de ellas peregrinando a Compostela por el camino del Norte y descansando en el Monasterio de Sobrado dos Monxes, que es posada pero también albergue.
Una forma más monacal de descansar es cultivando el espíritu, lo que es posible en la hospedería del Monasterio de Santa María la Real de Oseira, considerado el Escorial gallego porque es el de mayor tamaño e importancia.
En otro monasterio, el de San Xoan de Poio, uno de los más antiguos de Galicia puesto que existe desde el siglo VII, haremos compatible nuestro descanso con la actividad cultural, puesto que entre sus paredes se desarrollan cursos de verano de gran interés y en el monasterio, los monjes sabios, custodian una de las bibliotecas más antiguas de Galicia.
Para los amantes del lujo y el confort, elegimos el Monasterio de Santo Estebo de Ribas de Sil, convertido en Parador y uno de los destinos preferidos por el turismo que busca Ptranquilidad pero también comodidad. Para quedarse una vez que hayamos terminado el camino de Santiago buscaremos un hotel dentro de un convento. Así es el Hotel Monumento San Francisco.Un hotel sí, pero también mucho más. Además de convivir frailes y huéspedes del hotel, una serie de voluntarias vienen todos los años para hacer el trabajo de las hospitaleras en el albergue de peregrinos y comparten espacio con el resto. Fue fundado en 1214 por San Francisco de Asis. Compraron los terrenos a los monjes de San Martiño Pinario a cambio de una cesta de truchas todos los años. Se dice que San Francisco encargó la construcción a un carbonero llamado Cotolay, que encontró milagrosamente un tesoro con el que pudo costear la obra. El espíritu del convento contagia al hotel. Por eso la gente escoge San Francisco. Y nadie se arrepiente.
En nuestros monasterios vivirán unos días entre la historia y el presente, descansando, relajándonos, meditando y disfrutando de la vida sana, como hicieron los monjes sabios a través de los siglos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook