Mapa de recursos


El Retorno del Oso

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les ofrecemos una bella excursión entre Ancares y O Courel, para ver el oso pardo.

Hoy vamos a seguir las huellas del oso en las altas montañas que separan los territorios de León, Asturias y Galicia

 
El oso ha vuelto a Ancares , trece mil hectáreas de Reserva Nacional, a la que se llega por carretera serpenteante, estrecha y pensada para no agredir a un paisaje único, de bosques autóctonos, en los que se pueden admirar los mas antiguos ejemplares de castaños, de carballos, de alisios y de centenarios acebos. Entre Degrada y el pico de los Tres Obispos se encuentra en el bosque de acebos mas antiguo de Europa. Este es el reino del urogallo, del corzo, del lobo y se pretende que vuelva a serlo del oso, cuya repoblación se está llevando a cabo desde el Ministerio de Medio Ambiente. A esto une su interés etnográfico, de enorme valor histórico, fruto de la excelente conservación de algunas de las pallozas prerromanas, habitadas aún hace bien poco, unos 25 años.
La otra gran sierra lucense, preferida por el oso pardo, es la de O Courel, un territorio que preside el Piapaxáro, desde donde se alcanzan paisajes de verdes valles surcados por ríos grandes, medianos y pequeños, afluentes todos del gran Sil. Los ríos son aquí quienes procrean la belleza de la fervenza y sirven de espejos de este excepcional enclave natural. A pesar de que aún se conservan intactos signos de la vida salvaje, como corrobora su fauna, existe un O Courel humanizado, en pintorescas aldeas, desde las que podemos alcanzar los lugares míticos de la gran montaña. Como por ejemplo, la Devesa da Rogueira, un paraíso para los botánicos, en el que se compendia toda la riqueza de la flora autóctona.
A los cotos trucheros de los ríos, especialmente el del Lor, hay que añadir aquí cinco reservas, pobladas principalmente -además de por el clásico jabalí y por el conejo de monte- por la nutria, el gato montés, el corzo y el zorro, que juntamente con el lobo son los otros animales salvajes que habitan este territorio montañés.
Disfrutar de esta amplia y variada riqueza ecológica es indispensable para los amantes de la naturaleza, sobre todo en la primavera que nos anuncia el oso con su retorno. Hace dos años ya que las patrullas de la Fundación Oso Pardo localizaron tres ejemplares de este plantígrado en Os Ancares. Los expertos de la organización mantienen el criterio de que una osa en edad de reproducirse pueda otorgar algo de esperanza al deseo de que los osos pardos vuelvan a Galicia para algo más que pasear. Después de mucho tiempo sin noticias del oso, declarado en vías de extinción, la organización SOS Courel ha informado de que, en el pasado marzo, vecinos de la parroquia de Froxán do Courel descubrieron cómo, en una pista muy reblandecida por la nieve del invierno, algún oso había dejado una prueba indiscutible y además "abundante" de sus escapadas: sus huellas. Éstas se extendían durante varios kilómetros, por una pista de tierra que comunica las devesas de la sierra, entre los concellos lucenses de Pedrafita do Cebreiro y O Courel. Los ecologistas gallegos sostienen que, a medida que aumenta la población de osos en la Cordillera Cantábrica, también aumenta tanto en Ancares como en O Courel, aunque afirman que es en esta última reserva en donde el oso encuentra "el mejor hábitat de todo el territorio gallego". Así ocurría al menos hasta hace 14.000 años. Entonces, la zona de O Courel, según han demostrado los hallazgos en cuevas de restos óseos, era un lugar muy apetecible para un antecesor de este plantígrado: el oso cavernario.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook