Mapa de recursos


Volver a Vivir

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística son demoledoras.

Galicia sigue la estela del mar y su población se aleja del interior; donde solo una mínima parte de los pueblos abandonados por el éxodo volvieron a la vida.

 
Es un mal endémico ya diagnosticado, el desequilibrio entre la Galicia marinera y la rural. Un hecho que divide el país con desiguales oportunidades; y que ha sembrado de dudas el futuro de algunos de los miles de pueblos en los que nacimos.
La emigración, el escaso desarrollo de algunas zonas rurales y el cese de la actividad agraria, a lo largo de los años, dejó un rosario de casas abandonadas, ruinas y aldeas fantasma, salpicadas por toda la geografía interior. Un reciente estudio de la Escuela de Arquitectura de A Coruña dio a conocer el dato: los municipios del interior de Galicia tienen 90.000 viviendas vacías y esto supone el parque mas alto de Europa.
Los datos facilitados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) revelan que Galicia tiene 1.338 aldeas sin habitantes, ocho mil pueblos con menos de diez vecinos y 200 lugares están totalmente abandonados.
Es curioso, pero es Ortigueira quien lidera el ranking de aldeas abandonadas, aunque la fama la llevan otros municipios de las provincias de Lugo y Ourense. Pero hay que mirar con optimismo hacia el futuro. La Xunta de Galicia ha puesto en marcha, a través de su Consellería de Medio Rural, un plan de revitalización de las zonas agro-ganaderas deprimidas, al que hay que añadir las ayudas a la rehabilitación de viviendas. Se trata de dar nuevos impulsos a la agricultura y a la ganadería, mediante diversos incentivos, y de subvencionar la reconstrucción de las casas de aldea. En su día, las ayudas a la rehabilitación contribuyeron a recuperar mas de diez mil edificaciones en el interior de la comunidad, delas cuales, unas quinientas eran de gran valor patrimonial, por lo que muchas se dedicaron finalmente a fines turísticos. Las casas dedicadas al turismo rural son actualmente mas de cuatrocientas y entre ellas hay verdaderas joyas arquitectónicas.
Las esperanzas para fijar una nueva población rural también pasan por el Plan Forestal de Galicia, que prevé un tres por ciento del presupuesto autonómico para dedicar a políticas de reordenación; es decir, crear una demanda de servicios como consecuencia de la estructuración industrial del negocio forestal. En los últimos cuatro años en Galicia se han rehabilitado casi 23.000 viviendas, lo que ha supuesto una inversión en ayudas públicas y actuaciones directas de la Xunta cercana a los 170 millones de euros (casi 30.000 millones de pesetas).
El Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia defiende la necesidad de incrementar el ritmo de rehabilitación en muchas zonas del interior, no solo por la demanda de turistas extranjeros, sino por el cambio de hábitos laborales ante el auge del trabajo telemático. Porque el desarrollo tecnológico también permite vivir lejos de las ciudades tradicionales y la implantación de nuevas infraestructuras de transporte -especialmente la alta velocidad ferroviaria- va a suponer una revolución en muchos territorios cuyo principal sustento es la actividad agrícola y ganadera.
Hay lugares realmente maravillosos que aún permanecen en el olvido y uno de los ejemplos es el lucense Val de Lóuzara entre O Courel y el alto do Poio . Ocupa la tercera parte de la extensión del término municipal de Samos. La enorme pérdida de población que ha experimentado en los últimos quince años ha ocasionado que estén desocupadas más del 70% de las casas que adornan los núcleos de las cuatro parroquias que lo componen -San Xoán, San Cristovo, Gundriz y SantallaEl caso más drástico es el del núcleo de Praducelo, en el que llegaron a estar abiertas hasta siete tabernas. Hoy solo una de sus ocho viviendas está habitada.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook