Mapa de recursos


Pazo de Oca, el Versalles Gallego

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los expertos en patrimonio destacan el pazo de Oca como una de las maravillas gallegas.

Cerca de Santiago y en el municipio de A Estrada, el de Oca es una auténtica fantasía barroca por su jardín y uno de los mejores y mejor conservados pazos de la Galicia del siglo XVIII.

 
El Pazo de Oca es uno de los mejores representantes de la arquitectura señorial de la Galicia del siglo XVIII. Situado en el municipio de A Estrada, este palacio tiene sus orígenes en una fortaleza del siglo XI, reconstruida en el siglo XV.
La gran plaza exterior nos traslada a las épocas feudales, presidida por la fachada principal del Pazo que remata en una torre de origen medieval. En ella encontramos este escudo, que pertenece a las familias que lo habitaron, pero no es el de sus actuales propietarios, la Casa ducal de Medinaceli. Al fondo encontramos la iglesia barroca, que se comunica con el pazo por este corredor. Tiene planta de cruz griega y está dedicada a San Antonio de Padua, imagen que hallamos en el exterior y en este retablo del altar mayor, obra del maestro Gambino. En los laterales se hallan los sarcófagos con los restos mortales de los Sotomayor, don Esteban y doña Teresa. Estas viviendas, que antaño pertenecían a la servidumbre, fueron vendidas a sus actuales propietarios a mediados del siglo XX.
En el interior del Pazo podemos hablar de tres elementos fundamentales: la piedra, el agua y la naturaleza, vitales en sus amplios espacios. A Oca se le conoce como el Versalles gallego por la belleza de sus jardines. Los encontramos de tres tipos:
El jardín francés que alcanza su máxima expresión en este laberinto de bog, inspirado en un dibujo del pavimento de la Catedral de Canterbury. El paisajista, jardín que nos introduce en un ambiente cargado de magia y de misterio. Y el jardín cultivado, que también goza de gran belleza. Porque, paseando por Oca descubrimos lugares que nos hacen viajar siglos atrás, sentados en bancos con cojines de piedra o admirando especies de alto valor botánico que rondan los 300 años.
En el paseo de los Tilos imaginamos a los marqueses disfrutando de una carrera de caballos. En el recorrido por los jardines de Oca se nos aparece la camelia mas alta de Europa y una secuoya gigante, pero de tan solo 62 años. Este espacio es un lugar de contrastes. En uno de los ángulos del jardín está este lavadero del siglo XVIII y en otra zona, estas originales figuras realizadas en bog. Pero quiza lo mas destacado de Oca sea el uso del agua, porque posee un excepcional sistema hidráulico. Por estas canalizaciones de piedra transcurren las aguas del río Mao hasta el Molino, donde se distribuyen para riego. Luego hemos de admirar las fuentes, de gran importancia? La de la mona, la de la trucha o la del monumento. Y lo que mas sorprende de la visita al Pazo de Oca son, sin duda, sus estanques. En este encontramos la representación de la paz en la figura del pescador y la de la bondad humana en los naranjos dulces, navegando por aguas tranquilas hacia el cielo, que representa la iglesia. Al fondo, el embarcadero y el molino, del siglo XVI, en perfecto estado para su uso. En el otro estanque figuran representadas la maldad y la guerra por medio de cañones y fieras heráldicas, que navegan por aguas tumultuosas hacia un supuesto infierno, que se halla al término del estanque, donde el agua se pierde en la tierra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook