Mapa de recursos


Playas de Bandera.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Año tras año, verano tras verano, Galicia consigue el mayor número de banderas azules.

El mayor galardón a la calidad de playas y puertos deportivos, la Bandera Azul, sitúa a Galicia a la cabeza del turismo de mar en España.

 
También este año Galicia lidera el ranking europeo de playas con Bandera Azul. Y no es para menos, porque cada verano ofrece mas de mil posibilidades para los amantes del sol y la arena. 136 banderas azules es poco menos de la mitad de las concedidas a España
En las rías atlánticas, en las Baixas y en las Altas, el sol camina sobre el agua creando torbellinos de colores hasta llegar a la arena amarilla, incólume, sobre la que se tienden miles de cuerpos ávidos de vacaciones junto al mar.
El paisaje es único desde estas playas tranquilas porque se perciben perspectivas de acuarela de unas rías que lucen calma, que estas son las ensenadas donde el Atlántico se sosiega.
En la Costa da Morte el mismo océano se serena con la llegada del verano, porque hay en este trayecto marinero grandes playas de vida, de esas de arena fina que el sol amarillea suavemente. Arenales de rostro hermoso y limpio por el trabajo de las mareas.
El que los gallegos conocemos como mar Ártabro, se extiende entre las Sisargas y el Cabo Prior. Es la costa de nuestro Atlántico norte, génesis de la ilimitada belleza de playa blanca, donde vuelve a calmarse el océano, para que las mareas disuelvan en ella los azules marinos.
Aún mas al norte, el Atlántico crea una postal de leyendas y aventuras, entre la Isla Miranda, -donde se inician las Rías de Ares y Ferrol-, y Cedeira; que es también ría y playa, antesala de un trayecto de acantilados sobre los que las olas entonan su canto mágico. En esta costa tienen tanto arraigo las creencias que las gentes llegan peregrinas en busca del santuario del Apóstol Andrés y aún mas al norte, dejando atrás los bosques sagrados de A Capelada, se funden los dos mares batiendo contras las rocas de aguja del Cabo Ortegal.
De aquí a Ribadeo, la costa del Cantábrico es de una belleza extraordinaria. La descubrimos. Partiendo de la Ría de Ortigueira, donde un mar de juncos da paso, a uno y a otro lado, a playas interrumpidas por acantilados que imponen sus límites.
Pasando Bares, el norte mas norte, y admirando desde su faro la ría de O Barqueiro y sus arenales magníficos y poco frecuentados.
Ascendiendo al monte de los "catro vellos mariñeiros", el San Roque, para admirar la ría de Viveiro con sus playas urbanas.
Navegando frente a Burela y el Castro Fazouro, la costa bonita, para tumbarnos al sol en la inmensa playa de Foz o en cualquier a de las de Barreiros, que son los municipios mas veraniegos del Cantábrico gallego. Y asombrándonos por la gran obra del mar en el lugar magnífico que conocemos como playa de As Catedrais, donde el Cantábrico se convirtió en el gran arquitecto de la naturaleza.
Ya ven? La Costa gallega está llena de banderas azules pero bien se merece el galardón mas preciado de los pueblos veraniegos europeos.
Por sus paisajes llenos de contrastes, donde los acantilados separan interminables playas, los faros marcan el infinito del mar y la luz del verano ilumina postales inolvidables.
Las de la Galicia de los dos mares que, cada nuevo estío, sienten el placer de besar una y otra vez cien playas diferentes, para crear espacios de paz de sal elemental-


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook