Mapa de recursos


As Neves, del Monte al río.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

As Neves es un valle fértil enhebrado por rutas de pescadores y presidido por San Nomedio.

Al viajero que llega As Neves le gustará ascender hasta el monte San Nomedio, después de pasar por Santa Marta de Ribarteme

 
El San Nomedio es el mirador del Condado y desde el se divisan paisajes otoñales de gran belleza, sobre todo por la policromía que dan a la tierra los árboles autóctonos y los viñedos. Para ascender a él hay que ir por la carretera de Santa Marta de Ribarteme y así conocer la parte que corresponde a la Paradanta, donde nacen los ríos menores que afluyen al Miño. Pero a medida que vamos ascendiendo, el monte nos permite admirar todos los secretos de este territorio, incluso los que guarda el Portugal vecino.
El Termes y el Xuliana son los ríos principales de cuantos nacen en A Paradanta y a medida que descendemos con ellos hasta el Miño vamos descubriendo parajes de inigualable belleza, con puentes no exentos de leyenda, como la que nos habla de fertilidad para quienes consigan encontrar "padrino" en medio de uno de ellos. Estas son reminiscencias de viejos cultos fálicos, que se oponían en la Galicia mas antigua a las normas restrictivas de la Iglesia. No hay que olvidar que por algo, muy cerca de aquí, en Salvaterra, la Inquisición mantuvo un tribunal.
Los ríos de As Neves nos ofrecen espacios naturales de gran valor ecológico. Como por ejemplo la desembocadura del río Termes en el Miño, un lugar conocido como As Lagoas.O la desembocadura del Xuliana, que en el lugar de Ceña, tras un hermoso salto de agua, crea una playa fluvial. Otra playa fluvial es la de Santa Mariña. Junto a ella hay una capilla en torno a la que se creó un área recreativa muy visitada.
En época de lamprea, a partir de noviembre y hasta el mes de abril, es un placer contemplar como los pescadores del Miño siguen utilizando los pescos romanos para hacerse con los mejores ejemplares, que son aquellos que han conseguido remontar los casi cincuenta kilómetros que separan este lugar del estuario del Miño, en A Guarda.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook