Mapa de recursos


Iria Flavia.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Decía Cela que era de Iria Flavia el nombre más bonito que podía tener un lugar.

El 17 de enero a primera hora de la mañana, las campanas de la iglesia de Padrón y de la colegiata de Iria Flavia, no paraban de repenicar. Así se enteraron allí de que su paisano Camilo José Cela había muerto.

 
Para ellos resultaban muy lejanas las apreciaciones posteriores de su, como mínimo, particular carácter. Muchos le conocían, lejos de fastos, y tenían su opinión, sobre la que siempre prevalecerán dos hechos. Primero que Don Camilo los reunió a todos en el salón de la Fundación para decirles que aquella fundación era de ellos. Y además de este gesto, ante todo Don Camilo era un nobel de Padrón y eso era demasiado importante para pensar si era o no un grosero su vecino. 3 días de luto, banderas a media asta, crespones negros, para un escritor enamorado de la tierra de si infancia, que sólo guardaba buenos recuerdos de la correrías por la casa de su abuela. Y todo siempre vinculado a los trenes. El director gerente de la primera línea ferroviaria gallega fue su abuelo. Y Cela recuerda como se paró el tren para que no molestara al niño Camilo durante una convalecencia por un golpe en la cabeza. Por eso Cela creó un museo centrado en la primera línea de 1873. También hay piezas que recorren la historia del ferrocarril y su influencia en Galicia y España. El museo dispone además de una biblioteca, y de una planta de carácter didáctico. Cumplió su sueño el hombre que escribió ?a nadie debe extrañar que me proclame ferroviario. Me duele que se desguace una locomotora, hasta que pierda una tuerca?.
Cela decía que era de Iria Flavia el nombre más bonito que podía tener un lugar. Y ha conseguido la unión más fuerte con su tierra. Fue el marqués de Iria Flavia con un lema sumamente adecuado a su manera de entender la vida: el que resiste vence. Y además sus restos descansan al lado de donde le bautizaron a la sombra de un hermosos olivo en el cementerio de Santa María de Adina, cerca de los de sus descendientes. Al pie del camino Portugués, vía de cultura que tanto le gustaba. Incluso con su muerte convirtió a Iria Flavia en centro del universo celiano.
Con 86 años un catarro mal curado y mucho genio en todos los sentidos, se fue Camilo José Cela, o mejor dicho el autor de La Familia de Pascual Duarte, y la Colmena. Como todas las grandes figuras ya tiene leyenda, la que dice que sus últimas palabras fueron Viva Iria Flavia. Su pueblo ya tenía muy claro antes cuanto le importaba y cuánto le debe al escritor.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook