Mapa de recursos


Ganado a Pulso.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vacas de raza Cachena pastan en una finca experimental de Maus de Salas, en Ourense.

La cooperativa agroalimentaria Coren pretende recuperar los montes gallegos quemados y los terrenos comunales abandonados convirtiéndolos en zonas de pastoreo para vacas de razas autóctonas.

 
No fue el peor verano en cuanto a superficie quemada, pese a ser el más caluroso. El monte siempre se quema, por muchas medidas que tomemos y a pesar del entusiasmo de las brigadas y de la experiencia adquirida en la extinción de los incendios forestales en Galicia.
Pero tras un monte quemado puede haber nueva vida, al margen de la tradicional reforestación para la industria maderera. Lo sabe muy bien COREN, que tiene en marcha un plan de reforestación del monte quemado para pastizales.
Con este idea la cooperativa orensana, líder del sector agroalimentario español, pretende seguir los pasos de los antiguos ganaderos de la sierra y conseguir así una carne de calidad y bien cotizada, al estilo kove japonés.
Esta iniciativa parece ser muy rentable, pero no sólo para COREN. No podemos olvidarnos de que los montes son una parte muy importante de nuestro país. Por eso COREN se está haciendo con grandes superficies en las provincias de Ourense y Lugo y gracias a eso los incendios lo tienen más difícil en estas tierras. Además ayudará a que puedan cultivar su propio cereal.
Ahora podemos ver paisajes idílicos donde hace poco sólo había montes quemados. Y los pueblos se recuperan tras haber quedado abandonados con el éxodo migratorio.
Aquí en Maus de Salas , al pie del famoso embalse Galaico-portugués, las vacas de Galicia pastan a sus anchas gracias a este plan de COREN. Y de ellas se pretende promocionar una marca de carne de calidad.
Después de 8 años ya tienen 1000 reses repartidas por Galicia. Viven al aire libre, aunque las crías y los machos están en campos a parte.
Este lugar no sólo ha recuperado una raza como la cachena o el paisaje de media ladera. Ha recuperado también su vida y sus habitantes, e incluso cierto turismo que quiere conocer uno de los valles más hermosos de la provincia orensana, el valle que provoca este río entre las tierras de Entrimo y Calvos de Randín.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook