Mapa de recursos


Barbadás, Mirador de Ourense.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde Galicia para el Mundo les invitamos a mirar hacia Ourense desde Barbadás.

Barbadás es unos de los municipios de la comarca de Ourense que, con sus preciosas vistas de viñedos escalonados hasta las riberas del agua y su excelente gastronomía, invita al descanso vacacional.

 
Barbadás mira hacia Ourense capital, porque su vida no se entiende sin la ciudad, en la que actualmente trabaja la mayor parte de su población y a la que está prácticamente pegado el municipio. Porque su núcleo principal es A Valenzá que casi se integra en la urbe como un barrio.
Contrasta, sin embargo, con la parroquia de Barbadás, que conserva el encanto de los pueblos antiguos de Galicia, pese a su crecimiento como zona residencial, al igual que las otras seis parroquias del ayuntamiento.
La situación del municipio, con zonas ribereñas y otras de montaña, en la depresión del Miño hacia Ourense, incide en todo: desde el clima hasta la vida social y la economía. Aquí llueve poco y hace mucho menos frío que en la ciudad.
La mayor parte de sus cuatro mil habitantes vive en A Valenzá, la parroquia de mayor crecimiento y desarrollo de los últimos diez años y es aquí en donde mayormente se centra la actividad comercial.
Su historia está muy vinculada a la capital, de ahí que haya notado la presencia de los suevos en el siglo V, los ataques árabes del siglo IX y, por supuesto, que no se haya librado de la influencia eclesiástica y de la nobleza orensana.
Ya saben que los obispos de Ourense, desde el siglo XVI y hasta hace no mucho, veraneaban todos en Sobrado do Bispo, en donde tenían para su reposo la Casa da Mitra. Hay un buen número de casas solariegas en este pueblo. Pero los orensanos del nuevo milenio lo que prefieren es la parroquia ribereña de Piñor, en la que se concentra un gran número de segundas viviendas.
Aquí la agricultura y la ganadería son actividades adicionales, porque, como decíamos, todo el mundo trabaja en Ourense o en el polígono próximo de San Ciprián das Viñas.
El cultivo del vino en terrazas forma parte de ese paisaje ribereño que no nos podemos perder. Al igual que dos pazos, el Bentraces y el de Piñor, en donde hubo en su día, un antiguo sanatorio de tuberculosos y hoy está la residencia de mayores, lo que bien dice de los beneficios del clima de esta parroquia.
A Loiro hay que ir, además de por su magnífico paisaje, porque tiene una iglesia románica, la de San Martiño, de gran encanto y el templo mas antiguo del municipio.
Y ya saben que en la Covadolobo está el San Benitiño mas milagreiro con capilla propia y romería multitudinaria cada 11 de julio.
De fiestas, tampoco anda mal el municipio: las de A Valenzá son mas urbanitas, las de Barbadás mas verbeneras y las de Bentraces las mas tradicionales.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook