Mapa de recursos


Meis

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Estamos en Meis, en el valle del buen albariño en cuyas bodegas se elabora el vino que trajeron los monjes cistercienses

En la comarca de O Salnés, salpicado de viñedos y pequeños bosques de vegetación autóctona, se encuentra Meis cuya historia gira alrededor de la del monasterio de Armenteira fundado en el siglo XII.

 
Si el monje Ero despertara hoy de su sueño, se asombraría al ver cuantas cepas cubrían, como un manto verde, el valle de Meis. De ellas se obtiene uno de los mejores albariños de cuantos se cultivan en Galicia. Este es el paisaje del vino, uno de los principales atractivos del municipio y sin duda su mayor riqueza agrícola.
Pero cuando un turista llega a Meis, una vez probado el vino, pregunta especialmente por la mayor de las siete parroquias, Santa María de la Armenteira. Porque allí se encuentra el principal monumento del municipio. El Monasterio. Un conjunto formado por la iglesia, del siglo XII y el edificio monacal, reconstruido entre los siglos XVI y XVIII.
En realidad, la arquitectura religiosa ofrece varias joyas más, como la Iglesia de San Martiño y la de San Salvador, del siglo XII; la iglesia románica de Paradela; o la de San Vicente, con unos bellos retablos en piedra.
Pero los turistas de hoy vienen a Meis, mayormente, ajugar al golf. Es de carácter público, con diez años de historia y un recorrido bellísimo que transcurre por en medio de un bosque de pinos, de calles amplias, con lagos naturales y unas hermosas vistas de la ría de Arousa. Además, en la actualidad, se están llevando a cabo diversas obras de mejora, que lo harán aún mas competitivo en el circuito de 28 hoyos.
Historia, vino, una buena oferta gastronómica y un lugar ideal para vivir. Esto es Meis, en el corazón del Salnés, un valle de excelente clima y gran tranquilidad, con otoños arcoíris. No es de extrañar que aquí, los pazos y las casas grandes, y los chalets de nueva construcción, indiquen un pasado y un presente residencial.
Si vienen aquí prueben la carne de Mosteiro. Si les duele la cabeza con frecuencia piensen en la Virgen de la Armenteira y en su romería.
Sus gentes presumen del regalo natural que les rodea, al que miman, que tiene como principales protagonistas a un monte y a un río. Al Castrove y al Umia.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook