Mapa de recursos


Entre el Castrove y el Umia.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ruta por los espacios naturales de Meis.

Entre la cumbre del monte Castrove y el valle que provoca el Umia hay cien lugares hermosos en los que el visitante de Meis ha de tomarse con calma la perspectiva.

 
El paisaje es de un valor excepcional porque desde la cima se admiran dos rías y un valle hermoso, escenario de la vida de medio centenar de pueblos, al menos, pintorescos. Es como si el cielo se posase en la tierra para provocar una mezcla insólita. Y en ello pudieron influir los rezos del monje Ero, el fundador de la Armenteira.
Desde lo alto del Castrove se ve como Meis se comunica con las villas y ciudades de las Rías de Pontevedra y de Arousa y como el mundo se refleja en las aguas de estas ensenadas magníficas.
Al bajar del Castrove en busca del río, descubres en cada esquina un cruceiro; en cada lugar de tierra labrada, una sonrisa de la gente que la mima; y en cada pueblo pequeño, un pazo rodeado de árboles, en esta época, pintados de otoño.
Llama especialmente la atención la "Aldea de Pedra", una representación a escala real y en piedra, de escenas de la vida rural de la Galicia de principios del siglo XX. Esta formada por elementos tradicionales, como un hórreo, un reloj de sol, un cruceiro, una capilla, un carro de vacas o un molino.
Pero en Meis los molinos tienen una ruta. Porque hay nada menos que 51 que siguen el curso fluvial del río Armenteira a lo largo de seis kilómetros.
Los Molinos del Armenteira son un espacio natural que nos invitan a seguir la senda del agua porque rezuman cultura y paisaje. Nueve de estos molinos están rehabilitados y uno de ellos, el conocido como Muiño da Casa, se ha destinado a centro de interpretación de la ruta. En el comprenderemos todo el funcionamiento de estos ingenios hidraúlicos y al mismo tiempo que miramos el pasado, nos daremos cuenta del esfuerzo inmenso de aquellos labregos del siglo XIX y principios del XX. No es de extrañar que pensasen en emigrar, como lo hizo una buena parte de la gente que habitaba entonces estas tierras.
Para terminar la visita enfrentaremos a Meis por Paradela con Vilanova de Arousa, por Baion. Este es un lugar conocido por As Aceñas, un espacio natural que provoca el río Umia, de gran valor paisajístico. Un pequeño puente de piedra, con mas de un siglo de existencia, une ambos lugares.
El río inicia aquí su camino hacia su desembocadura, que es, como se sabe, parte del espacio inter mareal Umia-O Grove.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook