Mapa de recursos


Vilaboa, Zona Residencial

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Por su historia, por su belleza y por su presente, merece la pena hacer un alto en Vilaboa.

El Camino Portugués pasa por el norte de este bello municipio que enfrenta, desde la otra margen de la ensenada, a Redondela y Vigo.

 
Vilaboa es un municipio residencial, que trepa por las laderas de Cotorredondo para tener a mano su propia ensenada. Se extiende entre el monte y la ría buscando el paisaje mas admirado, que es aquel comprendido entre la desembocadura del río Verdugo y el estrecho de Rande sobre el que se alza el puente-símbolo de la modernidad de Galicia, el que hizo posible la llegada de la primera gran autopista a Vigo.
Vilaboa tiene Pontevedra a ocho kilómetros y Vigo a cinco desde Rande. Por eso mucha gente ha elegido vivir aquí, en sus cinco parroquias, entre el monte y la ría.
La Ría es de acuarela cuando se sucede la escena tópica del marisqueo, a pié o a flote, en esos días de plata en los que el sol atraviesa tímidamente la niebla. Enfrente, San Simón , preside un paisaje que nos recuerda el lado oscuro de nuestro pasado, mientras en la desembocadura del río Trasmil aún quedan restos de la salina de Ullóo, fuente de riqueza en otra época.
Vilaboa para vivir y Pontevedra y Vigo para trabajar. Y esto debe venir de viejo a juzgar por la excelente arquitectura civil pacega, que tiene su mejor ejemplo en la Casa Barreira, aunque hoy abunden los chalets. Por aquí pasaba la IV Vía Militar de Braga a Santiago, que atravesaba Bértola y Figueirido, donde curiosamente hoy hay un importante contingente militar español, la Brilat. También la Batalla de Rande, donde se hundió la flota española de Indias, tiene para este municipio importancia histórica. Abunda el románico en sus iglesias parroquiales y en San Adrián de Cobres, en Ubeiras, hubo un castillo para defender el estrecho, del que aún se aprecian restos. Pero el principal valor de Vilaboa es su paisaje de postal, miremos desde donde miremos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook