Mapa de recursos


Finisterre, donde se acaba el mundo.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ultimo de los ritos del peregrino que les ofrecía la oportunidad de alcanzar el fin del mundo conocido y contemplar el sobrecogedor océano de la Costa da Morte.

Finisterre tiene una profunda tradición Xacobea y muchos simbolismos: final de la Vía Láctea , lugar mítico de creencias paganas y cristianas, ciudad romana y origen de la cristiandad gallega.

 
Aparece insertada en una bahía, blanca, grande y magnífica. La playa Langosteira, la mas concurrida de Fisterra, de 2 kilómetros de longitud, partida al medio por el Río Grande que es en realidad arroyo pequeño. Bañarse en estas aguas de cristal verdiazul es sentir en el cuerpo toda la fuerza del Atlántico.
Y también aquí se presiente lo cercana que está la muerte de la vida, si recordamos que fueron muchos los barcos que vararon en este arenal, como el mercante inglés "John Tenat", que hubo de dejar aquí buena parte de su cargamento de café y otros productos, a partir de entonces muy apreciados en la villa. Esto ocurría allá por el verano de 1875.
Esta es la primera postal de este Verano 10, concurridísimo por el turismo convencional y sobre todo por miles de peregrinos que vienen hasta aquí porque es donde acaban todas las rutas xacobeas. Porque los veranos cambiaron mucho en Fisterra, a donde, en la actualidad, llegan miles de turistas atraídos por su fascinante costa, por la villa en sí misma, y por la leyenda que envuelve al faro mas al oeste de Europa.
Otra vez en este paisaje se funden vida y muerte. Historias divertidas hacen olvidar angustiosos momentos vividos en el mar de O Centolo, escenario de cien naufragios de triste memoria.
Los fisterráns llamaron don Jorgito al escritor-aventurero George Borrows, que estuvo a punto de dejar la vida ascendiendo a pié hasta el Faro en el día mas caluroso de aquel año, según relata.
Lo mas interesante de Fisterra es su mar o está junto al mar. Como el mismo pueblo y su puerto, grande, de excelente cobijo y con abundancia de embarcaciones pesqueras, signo esencial de la vida en este lugar, en donde las casas trepan hasta el monte do Facho, cargado de leyendas.
Dicen que junto a la desaparecida ermita de San Guillermo estaba el ara solis nerio... que también aquí predicó el mismísimo Santiago Apóstol y que en este lugar resolvían sus problemas de infertilidad las parejas, en cama de piedra y ayudadas por la intervención divina.
La cama de piedra aún existe pero hay otros lugares hermosos para amar mientras el sol busca el final del día. Y luego está el Faro. Durante cientos de años pensaba quien hasta aquí llegaba que mas allá solo existía una sima de agua donde el sol se escondía para dormir cada noche. Y que luego todo eran tinieblas en una región poblada de monstruos marinos.
Así lo contaban unos y otros. Y así sucedía, una vez más, que este espacio de mar se llenaba de vida... aunque la costa se llamase de la muerte.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook