Mapa de recursos


Territorio Cultivado.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Vivir del campo, e aquí la gran cuestión en Galicia.

En los paisajes de interior destacan los campos cultivados y son muchas las familias empeñadas en vivir del agro en una tierra que, además de belleza, lo tiene todo para dar el mejor fruto.

 
El campo gallego ha cambiado completamente en 25 años. En 1980, en Galicia eran unos 500.000 campesinos y utilizaban, para trabajar más de 230.000 animales. Todo, para producir 100.000 huevos al año, 75.000 toneladas de carne y casi un millón y medio de toneladas de leche.
Hoy sólo quedan 15.000 animales de carga y algo más de la décima parte de empleo agrario (unos 60.000). Pero la producción de carne se ha duplicado, la de huevos es 4 veces mayor y la de leche ha crecido un 80%. A parte, también un 80% de esta producción agrícola se transforma sin salir de nuestra Comunidad. Hablando en cifras: la actividad agrícola y ganadera genera actualmente más de 2.500 millones de euros. Han sido muchos los factores que han intervenido en este significativo cambio, pero sin duda alguna, paliar las consecuencias de una población envejecida y la necesaria modernización del sector han resultado ser las más reveladoras.
La estrategia de producción agraria en este nuevo escenario está ahora condicionada fundamentalmente por conseguir una mayor calidad, una reducción de costes, una buena capacidad comercial y, en suma, por incrementar la capacidad competitiva.
Se está demostrando que esto es posible, incluso mejorando la calidad de vida de los trabajadores. La tendencia de una mayor especialización se traduce en un descenso del número de explotaciones y un aumento de media por explotación.
Cada vez se produce más en un espacio territorial más reducido, lo que quiere decir que la actividad agraria se convierte en crecientemente industrial, en el sentido de que la intensificación se une a la utilización de sistemas y tecnologías tales como los invernaderos, granjas, productos y maquinarias. Nuevas fórmulas que producen más en menos tiempo y de un modo más cómodo.
Esta nueva lógica de los procesos de modernización agraria y consiguiente elevación del nivel de vida de quienes trabajan en esta actividad es un nuevo incentivo para que la gente joven reanude la tarea laboral en el campo, posibilitando ese relevo generacional tan necesario en el rural gallego.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook