Mapa de recursos


Arbo, el Valle Fértil

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Miño y el Vino crean los paisajes de Arbo.

Desde hace dos mil años, Arbo invita a buen vino y a una exquisita lamprea a todo viajero que venga a este municipio pontevedrés de interior.

 
A través de las nuevas carreteras que conducen y recorren este municipio pontevedrés, viajaremos esta vez a un pasado cercano para conocer como era la vida en palacio, que, por lo de pronto, ya saben que ricos manjares se gastan los nobles habitantes de la no menos noble Villa de Arbo.
Esta es tierra de pazos. Y en los pazos está escrita la historia moderna de este municipio, hermoso por sus cuatro costados. Y residencial por clima y paisaje. Destacan los de Pombeiro y Sande, en Mourentan. El Pazo y Torre Moreira, en Cequeliños, todos del siglo XVIII. Y el espléndido Pazo de Almunia en la capitalidad del ayuntamiento, una villa llena de encantos en su principal plaza, que preside el edificio consistorial.
Tendremos que subir al monte de San Fins, en torno a cuya ermita se celebra cada año una importante romería, para alcanzar la mayor parte del territorio de Arbo, un municipio residencial y atractivo, que sustenta en la agricultura, principalmente en sus vinos, la base de su economía. Aquí en San Fins tiene fama el ganado caprino, muy apreciado en toda la comarca. Y desde aquí podremos imaginar a Pedro Madruga -como se le conocía en el Medioevo a Pedro Alvarez de Sutomaior por su costumbre de madrugar- liderando las mas encarnizadas batallas derivadas de la independencia de Portugal y de su guerra de sucesión.
Porque Arbo tiene escrita su historia a partir de la Alta Edad Media, principalmente. Aunque, siguiendo la ribera del Miño, existió una calzada romana. Incluso durante el siglo XIX vivió páginas heroicas, como el combate de Mourentán, en el que fueron derrotadas las tropas francesas que mandaba el Mariscal Soult.
Claro que Arbo encara el siglo XXI con otras batallas: la de convertirse en un municipio turístico y residencial, cada día mas apreciado.
Hoy, como en siglos pasados, un gran número de personas buscan aquí su segunda residencia, atraídas por el clima y la belleza del paisaje. Y es sorprendente el desarrollo de los servicios hosteleros, especialmente en lo que se refiere a establecimientos de Turismo Rural y a restaurantes. Porque, como veremos, su gastronomía es excelente. Y sus encantos no lo son menos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook