Mapa de recursos


Baiona, la Villa Real

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Baiona conviven la historia y el turismo con el mar siempre como protagonista.

Baiona es uno de los puertos mas antiguos de Galicia y uno de los centros de veraneo mas importantes de España. Si recorremos la villa encontramos las razones de su excelencia turística.

 
1493. La Carabela Pinta llega de arribada al puerto de Baiona y trae la primera noticia de la existencia de América. En su puerto, en la actualidad, una réplica-museo de aquella embarcación nos recuerda este hecho, que también tiene fiesta y monumento en esta villa medieval.
En 1.100 el Monte do Boi se transforma en Monterreal, al construirse en él una torre-faro, origen de la fortaleza actual que actualmente está convertida en parador de turismo. Estas son las dos fechas clave en la historia de Baiona, que se pueden revivir en la actualidad. Por una parte visitando la Pinta, y contemplando las figuras que representan a la tripulación y a los indígenas americanos, además de reproducciones de los metales, plantas, alimentos y animales exóticos hallados en el nuevo mundo. Y por la otra, conociendo el Castillo De Monterreal , que mantiene las tres torres desde las que se vigilaba la fortaleza. A la entrada está la Torre del Reloj (que escondía una campana que servía para dar la alarma en caso de ataque enemigo); al este se yergue la Torre de la Tenaza, cuyo cometido era defender el puerto mediante unas baterías de tiro, y, en la parte más oriental de la fortaleza, sobre la bahía, está la Torre del Príncipe, quizá la más antigua, que actuaba como faro para los navíos. Ésta última tiene tres escudos (de los Austrias, de los Sotomaior y el de la villa) y debe su nombre a que en ella estuvo preso el príncipe portugués Afonso Enriques.
Al margen de estos dos símbolos históricos, Baiona conserva un magnífico casco antiguo, declarado conjunto histórico-artístico en 1993 y protegido por el Plan general de Ordenación Urbana que limita la altura de los edificios y marca los materiales que deben utilizarse en la construcción o rehabilitación de edificios. El núcleo principal es el centro del municipio y ocupa un círculo casi cerrado, con tres entradas: Éste tiene tres entradas: por la plaza de Santa Liberata, por la del Padre Fernando y desde el crucero de la Trinidad. Sus calles son angostas, estrechas y empedradas, con edificios asoportalados, de piedra o granito, y con una planta de poca altura. A cada paso hay un pequeño templo, una fuente o una casa nobiliaria. Pero los interesados en la cultura no pueden dejar de conocer el puente medieval de A Ramallosa, la Iglesia de Santa María de Baiona, el singular cruceiro de la Santísima Trinidad y la capilla de Santa Liberata.
Con todo esto, la importancia de la Baiona del siglo XXI se la dan dos circunstancias: la primera haberse convertido en uno de los grandes centros veraniegos españoles, con una población residencial de mas de cien mil personas y un turismo que se aproxima al millón de visitantes anuales. Y la segunda, el auge que cobraron las actividades náuticas, como consecuencia de la construcción y posterior ampliación de su gran puerto deportivo, uno de los mas importantes de Europa, sobre todo en lo que se refiere a la arribada de deportistas desde todo el mundo y a la celebración de importantes regatas.
Baiona es villa turística por excelencia. Y eso se nota de manera especial en sus paseos al lado del mar, ya sean los urbanos, el que bordea Monterreal o los que ascienden a la Virgen de la Roca.
Desde la Torre del Príncipe de la fortaleza o desde el balcón de la monumental virgen construida por el arquitecto Palacios, la visión del mar de Vigo, con las Cíes de fondo, es de postal.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook