Mapa de recursos


Bueu, Aúna el Mar y la Costa.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Este municipio es todo un descubrimiento para el que lo visita por primera vez.

Por la belleza de su paisaje, sus playas y exquisitos productos de mar con la vieira como producto típico.

 
Su territorio separa la bahía de Aldán de la ría de Pontevedra. Tiene isla protegida y costa veraniega. Solo una parroquia interior, Hermelo, y tres que miran de frente al mar, Beluso, Bueu y Cela. Y está muy a mano, en la península del Morrazo, entre Marín y Cangas.
Este municipio es todo un descubrimiento para el que lo visita por primera vez. Por su sabor marinero, por su condición residencial de cada verano y porque su gente nos hace muy grata la estancia. Por eso tiene veraneantes ilustres como Javier Solana o Alberto Oliart y otros que no son tan populares, pero que de aquí nadie los mueve en su tiempo de vacaciones. Son los que se dice de toda la vida.
El verano aquí es de playa y de tertulia. De plaza por la mañana y pescado fresco a mediodía en casa. De mariscada en sus buenos restaurantes para disfrutar de los percebes de la Onceta, de la mas sabrosa vieira y de un pulpo exquisito de la ría.
La villa es coqueta y marinera. Empieza en Beluso, se estira por Bueu y termina en Cela. Viven aquí 12 mil personas todo el año, pero muchas más en este tiempo.
Su principal riqueza es su puerto, el pesquero. Dicen que fue de los mas importantes de Galicia y que ahora es uno de los primeros en pescados de bajura. La calidad debe de ser indiscutible porque a su lonja vienen a comprar desde toda la península del Morrazo e incluso desde Vigo.
En el mar tiene también su principal atractivo turístico, incluido el puerto deportivo, aunque sea el pesquero el que marque el centro de la villa.
En la parroquia de Hermelo las casas trepan hasta uno de los miradores menos frecuentados. Desde él se alcanzan las rías de Pontevedra y la de Vigo. Las Ons y las Cíes. En el trayecto, quedan carballeiras magníficas y paisajes pintorescos que tienen como fondo, casi siempre, el mar.
En Beluso hay que ver los castros de Udra y de Bon, el pazo de Santa Cruz y la capilla de San Amedio, del siglo XII.
En Bueu hay que visitar el Museo Massó,que nos recuerda la gran importancia que tuvo aquí la industria conservera, y el pazo de Santa Cruz de Quitapesares, construido por Fernando de la Rúa, abuelo del que fuera presidente de Argentina. Y en Cela hay que encaramarse a su iglesia parroquial para obtener la mejor postal de la ensenada y conocer un monumento románico del siglo XII. Desde aquí se ve como la villa configuró su fisonomía urbana y su desarrollo en torno a su puerto.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook