Mapa de recursos


Puentes de Piedra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Los puentes orensanos son todo un símbolo de la antigüedad y también de los nuevos tiempos.

Sus paisajes son de agua fluvial, que hemos de salvar con viejos y nuevos puentes, pero también de agua termal que nos invita a gozarla.

 
Entre el salto hidroeléctrico de Velle y el de Castrelo, el Miño es mar en calma, río urbano bajo hermosos puentes, corriente rápida en busca del agua termal y otra vez mar de interior.
Vamos de puente en puente. Iniciamos el trayecto en la cola del embalse de Velle, sobre el que un puente de la modernidad, sencillo pero efectivo, une A Loña con Cudeiro, dando salida por el norte de la ciudad al tráfico con destino Santiago y Lugo.
Después del salto Oira es playa fluvial para huir de calores veraniegos, con piscinas a pié de río y un sendero desde el que divisamos uno de los mas espectaculares viaductos de Galicia, por el que cruzó el Miño el ferrocarril Zamora-Ourense, la primera gran infraestructura ferroviaria gallega. El viaducto ourensano marcó un hito en su época al ser una de las primeras construcciones de este tipo que incorporaban el hormigón armado. La obra da un aspecto de ligereza a pesar de ser gigante. Hoy es una pieza más de la colección interesante e importante de puentes que dan personalidad a la ciudad.
Tras el viaducto, el sempiterno "Puente nuevo" , que así se llamó en contraposición al medieval y porque fue el primero que unió los ayuntamientos de Ourense y Canedo, antes y después de la anexión. El Puente es hoy uno de los mas populosos barrios ourensanos.
Entre el Puente Nuevo y el comúnmente conocido como "el viejo", está la orilla verde del Miño urbano, la mas concurrida en verano, de ahí que incluso hace poco se haya construido una pasarela peatonal para cruzar el río.
El puente medieval es de origen romano, de la época de Trajano, pero de esa época solo conserva los sillares de las bases. Su primera reconstrucción fue en el siglo XIII pero el arreglo definitivo se hace en el siglo XVII.
Tras el puente romano, el río nos lleva, apresurado, de terma en terma, desde A Chavasqueira hasta Reza. En el trayecto, los puentes de la modernidad. El que hizo posible el desvío del tráfico procedente de Vigo y Madrid. Y el puente Milenio, una preciosa obra de ingeniería moderna, en la que destaca su pasarela peatonal de 22 metros sobre el río. De noche, sus formas son aún más espectaculares.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook