Mapa de recursos


El Difícil Retorno

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les contaremos la historia de los gallegos por el mundo, protagonistas de muchas de las páginas de nuestro pasado.

Es un viaje de ida y vuelta que se inició hace casi dos siglos y aún no terminó; porque seguimos viajando, por aventura o porque nos va en ello la vida

 
Nos cuentan que allá se vive mejor, pero siempre quieren volver. El que inventó la morriña inventó el retorno y esa es la meta de la mayor parte de los gallegos, sobre todo los mayores de cincuenta años, que aún viven en América o en Europa.
Ocurre que no siempre querer es poder y unas veces por la precaria economía y las otras por el tirón que supone la familia, no se cumple el sueño. Así pues, una gran minoría retornó, sobre todo de los países europeos, pero para la mayoría, la vuelta a casa, sigue siendo una ilusión.
El grueso de la emigración gallega actual continúa en Méjico, Venezuela, Brasil, Uruguay y sobre todo en Argentina. En Europa, Suiza es la que acoge a más gallegos, seguida de Alemania, Francia, Inglaterra y los Países Bajos.
En todos estos países hay aún miles de gallegos con dos patrias, puesto que tienen gran arraigo e intereses en su Galicia de origen y en su país de residencia. A los que la situación se lo permite son pasajeros de vuelos continentales y transoceánicos de navidades y vacaciones. Y los que no, procuran subirse a ese avión de la Operación Retorno que cada año fleta la Secretaría General de Emigración del gobierno gallego. Se han convocado 241 plazas para venir a Galicia en este año 2011.
El retorno ha sido mucho más fácil para los emigrantes a países europeos que para los que se fueron a América. La mayoría de ellos ya han regresado a Galicia. Ocho de cada diez gallegos en edad de trabajar que recalaron en países europeos cuando tenían menos de 30 años, regresaron a su tierra con más de 50 y en su mayor parte jubilados.
Hubo otra realidad a principios de este siglo XXI. Una buena parte de gallegos, sus hijos y sus nietos, se vinieron a Galicia escapando de la precaria situación económica que vivía en aquel entonces el cono sur americano. Hoy Galicia vive, con España y otros muchos países europeos, una crisis económica derivada de una anómala situación mundial y de la llamada burbuja inmobiliaria.
De aquí, por el momento, pocos se mueven y a los gallegos con dos patrias se han unido miles de inmigrantes procedentes de esos mismos países a los que antes íbamos los gallegos.
Lo cierto es que el emigrante siempre ha tenido presente aquello de que morir en el lugar nativo es renacer.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook