Mapa de recursos


Doña Concha Cumple Cien Años.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Otra reina de la edad de platino acaba de cumplir 104 años.

Concepción Fraga es de Friol, en la provincia de Lugo, cumplirá 104 años el próximo mes de marzo y es completamente autónoma

 
Si entramos con calma en el Castillo de San Paio de Narla, en el ayuntamiento de Friol y nos fijamos en algunas de las piezas de su museo etnográfico estaremos conociendo buena parte de lo que les tocó a vivir a estos centenarios de Galicia que protagonizan hoy nuestro programa. Estas medievales paredes encierran buena parte de aquellos utensilios utilizados en la agricultura de subsistencia que les ha tocado vivir a muchos de nuestros abuelos.
Friol venimos sin embargo para conocer a Concepción Fraga, a punto de cumplir los 104 años y seguramente la mujer mas activa de todas las centenarias de Galicia en estos momentos.
La abuela del país sigue siendo María Marcote Boullosa, de Fisterra, que cumplió 109 años en el último mes de octubre, una vez que fallecieron primero Rosa Martínez, vecina de Celanova, de 110 años; y hace apenas un mes Palmira Páramos, de Tui, que estaba a punto de cumplir los 109.
Esta es la demostración que para superar de largo los cien hay que haber nacido mujer. El secreto de doña Concha es el agua. El agua clara. Es el secreto nunca revelado de su belleza, cuyos signos aún conserva. Porque sus mejillas son tersas y brillantes, sin arrugas. Y no resulta difícil poner en marcha la máquina del tiempo para imaginar a doña Concha en su esplendor, cuando aún era Conchiña y el pueblo decía que ella y su hermana eran las más hermosas de las que entraban en la iglesia. Ahora insiste en que siempre se lavó con agua clara y nunca una crema se puso. La belleza la ha acompañado más de un siglo. En marzo cumple 104 años.
La abuela Concha no tiene ningún problema en seguir la animada conversación allí, alrededor de la cocina de leña, en la casa de su hija, en Friol. No hay que levantar la voz ni simplificar las preguntas.
En su casa viven, además, Ángel y Perfecta, el yerno y la hija de doña Concha. Entre los tres suman casi 270 años, pero nadie lo diría. Y eso que Perfecta explica que su madre "baixou moito" desde que le colocaron un marcapasos hace un par de meses.
Un marcapasos a los 103 años. "Ven o mal, pero a morte non ven", refunfuña la abuela, pero la verdad es que, cuando el tiempo acompaña, doña Concha se levanta, se asea, coge su bastón, al que ya empieza a acostumbrarse, y se da un paseo. Va hasta el invernadero, mira sus cosas, hace su cama y presiona para que la dejen recoger la mesa o fregotear la cocina; la abuela quiere recuperar su espacio de actividad.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook