Mapa de recursos


Tierras de Chantada, el Vino y la Tierra

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

En Chantada, ya se sabe, le ofrecen pan, vino y empanada. ¡Vamos a probarla!

Desde Galicia Para El Mundo llega esta vez a Chantada, al sur de Lugo, puerta de la Ribeira Sacra y en donde el viejo refrán hace gala de la hospitalidad del municipio.

 
Los viñedos crecen en las Riberas del Miño desde la época romana y en la capital del Imperio ya se conocían los famosos tintos de esta zona. Las impresionantes laderas -que configuran uno de los mas bellos paisajes gallegos- obligaron al hombre a emprender una heroica lucha con la geografía. Construyó pequeños bancales para poder escalar y poblar de vid inverosímiles pendientes, cuyos frutos perfeccionaron los eremitas que ocupaban los cenobios en el siglo X. Aquí en Chantada, donde proliferan las buenas bodegas, los vinos guardan su primitiva esencia y son base primordial de su economía.
Chantada es el nombre de una primitiva fortificación hecha a base de estacas, utilizadas en las invasiones normandas. Pero este territorio estuvo poblado desde muy antiguo por las tribus celtas y galaicas, como demuestran los numerosos castros que hay en toda la zona, entre los que destaca el Castro de Líncora, en donde se conservan todavía sepulturas antropomorfas.
El municipio de Chantada es una realidad rural, con un sector agropecuario ampliamente desarrollado en torno a la ganadería y como les decíamos, el vino. Y es que, este ayuntamiento, cabecera de comarca y de partido judicial, tiene nada menos que 36 parroquias, algunas de ellas, con menos de cien habitantes.
De las casi once mil personas censadas en el municipio, casi la mitad viven en la villa, que ofrece uno de los mas bellos entornos urbanos de toda esta zona.
Su transformación ha sido espectacular en los últimos años, especialmente por la recuperación de su casco histórico, pero también por la iniciativa de sus gentes. Chantada es una villa comercial y de servicios, con capacidad para abastecer a los municipios limítrofes. Y es Villa turística que merece la pena conocer, punto neurálgico de un territorio que ofrece la espectacularidad de la Ribeira Sacra al lado de una envidiable calidad de vida, con todos los servicios públicos que reclaman los tiempos modernos.
Junto a los hoteles convencionales, la oferta de turismo rural de esta zona es de las mas amplias de la península Ibérica, ya que hay mas de doce establecimientos diferentes para elegir.
Como municipio agropecuario, ha desarrollado industrias relacionadas con el campo, pero su tejido industrial avanza en torno al sector textil, los derivados de la madera, la explotación de áridos y materiales para la construcción, e incluso la artesanía. La principal industria, sin embargo, es la producción hidroeléctrica: el salto de Belesar es de los mas productivos de Galicia.
La Villa sufrió una de las mas cruentas batallas en el siglo X, la conocida como de Camporramiro. A partir de su reconstrucción, comienza su esplendor medieval, vinculado al asentamiento de numerosas familias nobles, de cuya presencia queda un buen número de pazos y casas grandes, como la de Basán, hoy convertida en la Casa de la Cultura, en pleno centro urbano; o el Pazo barroco de Miraelfe.
Claro que el asentamiento monacal y la expansión de la Iglesia fue la que dejó los monumentos de mayor valor arquitectónico, como por ejemplo, la Iglesia de Santa María de Pesqueiras, último vestigio de un antiguo monasterio benedictino, monumento nacional y fiel reflejo del románico de la Ribeira Sacra.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook