Mapa de recursos


Entre la Montaña y el Gran Río.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Monte Faro y la Ribeira Sacra.

Entre la montaña y el gran río, Chantada ofrece muchos atractivos para los amantes de los entornos naturales casi vírgenes.

 
Hemos ascendido a la cumbre de Monte Faro, para contemplar desde ella el hermoso paisaje de las tierras de Chantada. Aunque, desde esta cumbre, tenemos al alcance de nuestra vista, además, las tierras de Monforte y las de la comarca del Deza.
Aquí en la cumbre, al pié de la ermita, se celebra una de las mas renombradas romerías de la comarca en honor de Nosa Señora y esta sierra, que se extiende de norte a sur, sirviendo de límite entre las provincias de Pontevedra, Lugo y Ourense, es de alto valor ecológico.
Nacen aquí los pequeños ríos que alimentan al Miño, como el Asma, que riegan pequeñas aldeas chantadinas, todas ellas muy hermosas y en las que han nacido muchos de los gallegos del exterior: Requeixo, Quintela, Fondoreses, Viloira, Caibe, seguro que les suenan sus nombres y sus paisajes.
Esta ruta del Monte Faro está impregnada de naturaleza viva y es una de las mas apetecidas por los amantes de la media montaña gallega y el senderismo. La flora autóctona se conserva aquí con toda su pureza y es fácil encontrarse al pié de los caminos, soutos de castaños, carballeiras e incluso alguna que otra mimosa florecida por este tiempo de entroido, que precede a la primavera.
Pero desde Chantada el viajero tiene al alcance de su mano los mas impresionantes paisajes de la Ribeira Sagrada, en donde el Miño es el gran protagonista junto al románico, ya que en sus orillas se asentaron numerosos cenobios y ermitas que aún permanecen en pié. Por eso son sagradas estas ribeiras del Miño, que tuvieron gran esplendor a lo largo de la historia.
Mas arriba, en Belesar, el Miño provoca un mar interior que aprovechan bien los chantadinos para practicar los deportes náuticos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook