Mapa de recursos


Centenario de Alvaro Cunqueiro

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Lugo es una ciudad profundamente sentida para Alvaro Cunqueiro.

Lugo era para el escritor la ciudad de sus emociones y recuerdos jóvenes.

 
El viaje físico, si se acompaña del emocional, gana mucho más atractivo… …Lo escribió Álvaro Cunqueiro. Y, la verdad, es que tenía razón.
El 22 de diciembre de 2011 habrán pasado 100 años exactos desde su nacimiento y Galicia se prepara para recordar al novelista, poeta, dramaturgo periodista y gastrónomo.
Nosotros le rendimos hoy nuestro particular homenaje, recorriendo las tres ciudades gallegas más importantes en la vida del escritor mindoniense. Pero este viaje no tendría sentido si los destinos no fuesen vitales también para muchos de ustedes. Si no fuesen lugares que, más allá de la prosa y la poesía, se han convertido en su casa. Espacios en los que viven, y trabajan y a los que han adaptado ya su ritmo.
Lugo sigue siendo esa ciudad eterna, en la que los iconos no han cambiado. Rodeada desde hace siglos por una muralla, una de las imágenes más potentes de nuestro país en el exterior, Lugo quizás fue el lugar donde Álvaro Cunqueiro se enamoró por primera vez. Aquí vivió, el escritor, su adolescencia sin imaginarse seguramente que algún día le dedicarían una calle.
Probablemente no corrió alrededor de la muralla, como hacen hoy lucenses de nacimiento y de adopción, pero Don Álvaro no se perdió el pulpo de San Froilán. Costumbre todavía vigente y que corrobora la sabiduría popular para comer bien ya saben hacia dónde dirigirse.
Álvaro Cunqueiro la llamó la Roma de Finisterre. Sin duda por el increíble regalo histórico que Lucus Augusti concedió a la tierra del Fin del Mundo.
Hasta aquí no llega el mar, pero sí podemos disfrutar de otras vistas. El bosque sagrado, como se traduce la palabra latina Lucus, lo explica todo. La Reserva de la Biosfera abarca desde las sierras del norte hasta el sur de la ciudad amurallada. En total, el cuarenta por ciento de la provincia de Lugo. Detrás de los Ancares lucenses Cunqueiro inventaba un país de eterna primavera.
Don Álvaro pudo admirar Lugo, pero no llegó a descubrir la ciudad moderna que crece más allá de la muralla. La Facultad de Veterinaria y el Hospital Rof Codina son hoy por hoy emblemas de la ciudad, premiados en numerosas ocasiones por su contribución a la sociedad y exportadores de profesionales a todo el mundo. Lugo crece pasito a pasito, y desde aquí hay quien no nos permite caer en el desánimo.
Lugo a la vez próxima y lejana, colina, soledad, tiempo y plaza…escribía Cunqueiro, aposentada en el recuerdo, pero también en la imaginación.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook