Mapa de recursos


Paisajes de Cine

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La natural belleza del municipio de O Carballiño, lo convierte en el plató ideal para una obra maestra.

Corría el año 99 cuando un prestigioso director de cine español buscaba localizaciones para un cortometraje. Fue un balcón sobre el val do Ribeiro, en Cabanelas, el paisaje que lo enamoró.

 
En O Carballiño rodó José Luis Cuerda ?Primer amor?, basado en el cuento homónimo del gallego Manuel Rivas. Esta historia de un reencuentro, después de muchos años y muchas peripecias vitales, no podría tener mejor escenario.
No es el único rincón de cine que posee O Carballiño. El gran Parque Municipal, uno de los mejores de toda Galicia y con una superficie de nada menos que 32 hectáreas, constituye un auténtico plató natural. De hecho, es muy posible que el espíritu de Doña Urraca vague por estos bosques, por obra y gracia de una serie de televisión. Y es que el encanto del lugar, la paz y la tranquilidad que transmite su arboleda majestuosa donde conviven muchas especies, es fuente de inspiración para los creadores de sueños. Quien también se dejó seducir por ese gran parque fue una de nuestras glorias literarias, don Ramón Otero Pedraio. Llegó a escribir que en O Carballiño, ?el río Arenteiro aprende cortesía?. De esa gratitud gozan todos los habitantes de este municipio y los que vienen de visita. En el Paseo do Arenteiro, que bordea el margen izquierdo de la cuenca fluvial, cada día muchas personas reviven una costumbre iniciada a principios del siglo XX, cuando se creó el parque. Son muchas las pequeñas joyas que nos vamos encontrando a cada paso. Aparecen nuevos habitantes, el río cambia, la luz juega con nuestros sentidos. Uno no quisiera abandonar nunca este lugar, pero, al mismo tiempo, algo nos empuja a seguir conociendo este parque prodigioso. El paisaje se modifica y aparece, de nuevo, el bosque, que esta vez es de pinos. Pero enseguida acuden a la cita los nobles carballos. Más abajo, el desnivel del terreno obliga al Arenteiro a formar una presa. Poco después, el río recupera la calma. Ese remanso lo ha aprovechado el hombre, por eso se halla allí una extensa zona recreativa, conocida por su proximidad a la piscifactoría. Un recinto célebre en toda Galicia, ya que en sus criaderos y estanques se crían gran parte de las truchas que repueblan los ríos de nuestras cuatro provincias. Como si no hubiese sido suficiente, aún nos queda por visitar un último rincón de cine. Buen conocedor de la zona, también el cineasta José Luis Cuerda se ha fijado en unos molinos. Quizá los veamos en su próxima película, ?El hereje?. Mientras tanto, el ?muíño das Lousas? seguirá siendo un punto de encuentro privilegiado, y los conocidos como ?de Ánxel?, continúan su proceso de restauración como museos etnográficos. No sabemos cuáles serán las necesidades del realizador y si el lugar se ajusta a ellas. De lo que tenemos ninguna duda, es de que la belleza del conjunto es el plató ideal para una obra maestra.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook