Mapa de recursos


Ciudades de Verano

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Sanxenxo es el gran emblema del turismo veraniego.

Sanxenxo está a la cabeza en número de plazas hoteleras en sus mas de doscientos establecimientos y es la capital del verano gallego.

 
Con los años 20 llegó al nuevo continente la prosperidad económica, que más adelante derivaría en la primera burbuja especulativa y la primera gran crisis económica del siglo. Mientras en el viejo continente, surgía el fenómeno social del veraneo.
Sanxenxo recibió por aquella época las primeras visitas. Inicialmente turistas gallegos, años más tarde madrileños. Entre los 60 y los 70 llegó la avalancha que hoy se mantiene.
Las pequeñas casas dejaron paso a nuevas urbanizaciones, un puerto deportivo y un caudal de servicios que han convertido Sanxenxo en la capital del verano del norte de España. Sus casi 18 mil habitantes reciben cada verano unas 150 mil personas. La demanda sigue disparándose y la oferta cada vez es menor, queda muy poco suelo y quien en su día compró es muy raro que hoy venda. Por lo tanto el precio, a pesar de la crisis, no baja. Los precios no impiden que buena parte de la vivienda en régimen de alquiler esté reservada.
Pasar una temporada en un de cuatro estrellas tampoco les saldrá más barato.
El Hotel Galatea es un referente turístico en Sanxenxo. Otros 70 establecimientos hoteleros completan la ofertan. Y es que en este ayuntamiento aseguran que ofrecen más camas que en la capital de Galicia.
Hay quien pasa un fin de semana, un puente, 15 días, un mes o todo el verano. Además quedan hoy de aquellas primeras familias sus hijos o sus nietos. De aquel Sanxenxo de los años 20 hoy no queda nada. ¿Ha merecido la pena?
Hoy la ordenación del territorio empieza a recobrar su verdadero sentido, curiosamente ha sido la crisis la que nos ha permitido tomar distancia. Los expertos coinciden en que nuestra fachadas, atlántica y cantábrica, son las mejor conservadas de España.
El ocio, el beneficio y sostenibilidad ambiental, el urbanismo y el sentido común, aunque no lo crean, también pueden llegar a serlo.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook