Mapa de recursos


Laxe, la Costa del Percebe

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Entre Punta das Pías, la Playa de Traba, y Punta Roncudo el mar brama mas historias marineras, de esas que ponen los pelos de punta.

No cabe duda de que estamos en la Costa da Morte, si nos subimos a cualquiera de estas dos atalayas atlánticas

 
La ría de Laxe y Corme es todo un espectáculo de la naturaleza que podemos contemplar desde uno u otro lado sin que ambos puertos se contradigan. Punta Insua se sumerge en el Atlántico para dar inicio a esta ría. Su Faro da comienzo a nuestro recorrido, y nos permite ver también el final, el de punta Roncudo, en Corme.
El recorrido está marcado por una costa escabrosa, casi tortuosa, que mezcla entrantes y salientes con pequeñas calitas paradisíacas.
En el puerto de Laxe entran embarcaciones grandes mientras que en Corme lo hacen las más pequeñas gamelas.
Laxe es marinera por naturaleza y lo es desde hace siglos, cuando solo 84 de sus vecinos eran marineros y hasta este puerto arribaban embarcaciones catalanas procurando la sardina sabrosa. Porque a este mar todos los días llega buen pescado. Pero también es importante el paisaje, lo que aparece ante nuestros ojos cuando dejamos el puerto atrás. Los acantilados puntiagudos en los que crece el percebe y sobre sus rocas, esquivando las olas, los percebeiros, nacidos con salitre y piel. Por algo dicen que son los mejores del mundo. Y también los hay en el Roncudo, que según los de Corme compite con Laxe en calidad del percebe y en belleza y suponemos que también en vidas aquí perdidas, a juzgar por las cruces que invitan a la reflexión en medio del paisaje.
La belleza la hallaremos en el espacio natural de Traba, que también es playa. Traba es un lugar legendario porque está lleno de rocas que parecen haber sido cinceladas por gigantes, ya que cuesta creer que haya sido el viento el artista de tales esculturas. La piedra cósmica da pié aquí a la imaginación para que podamos ver animales, barcos y formas magníficas.
Desde la parte más alta del espacio natural de Traba se alcanza el infinito del mar de la vida, porque en él hallamos hoy la calma. El Atlántico parece un espacio de resurrección. Por cierto, que Traba pueblo tiene una iglesia magnífica, románica, del siglo XII con leyenda: Dicen que un marinero escocés intentó robar el copón sagrado, del que se comió las sagradas formas. Al instante le acometieron grandes dolores de vientre que le hicieron enloquecer. Al final se le abrieron las entrañas y se desparramaron por la iglesia, el hedor fue tan grande que el templo permaneció cerrado al culto durante largo tiempo. Hoy en la playa de Traba solo huele a mar. Es sin duda la más grande, agreste y con más valor medioambiental de todas las que hay en Laxe. Con casi tres kilómetros de largo, está rodeada por un inmenso arenal, con dunas, marismas y una laguna costera cargada de leyendas. El gran interés medioambiental tanto de la laguna como de la playa fue reconocido en 1990, declarada espacio natural con el nombre de Espacio Natural de la Laguna e Dunas de Traba.Y aquí nos quedamos, disfrutando de este paisaje que hipnotiza.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook