Mapa de recursos


Arousa, la Ría del Sol

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El alcalde, Tomás Fole, nos acompaña en esta visita a Vilagarcía, capital de la Ría de Arousa.

Estamos en Vilagarcía de Arousa, donde hallaremos la esplendorosa hermosura del paisaje de mar que procuramos para disfrutar del verano.

 
Por su luz, Vilagarcía es una gran postal de mar que nos distrae de todo, cuando paseamos por sus playas o por sus puertos. La más refulgente luz de oro se refugia en un mar de bateas, en cuyas ribeiras nace el marisco, cerca de la gran playa urbana. Aunque sobre todo destaca su ría.
Es una de las ciudades-verano clásicas de Galicia. Lo es desde tiempos inmemoriales y solo hay que ver, todo lo que se ha desarrollado en torno a su mar hasta convertirse en uno de los enclaves turísticos más importantes de Galicia. Pero no solo del turismo vive esta ciudad. Vilagarcía ha sabido diversificar sus ingresos para poder seguir creciendo. Demos una vuelta para conocerla mejor.
Para empezar el día habrá que pasearse por la zona de la baldosa y sus terrazas. Porque aquí siempre hay vida en la calle, su buena temperatura permite que el terraceo se haya convertido en unos de los símbolos de esta ciudad, al igual que sus buenas tapas. Pero símbolo son también sus parques. En la zona del puerto está el dedicado a Miguel Hernández, en el que se encuentran hasta una docena de obras del autor. El jardín botánico Enrique Valdés tiene una importante variedad de especies exóticas. Aprovechando el tráfico de mercancías que generaba el puerto se pobló esta zona verde. Y justo al lado nos encontramos con el Castro de Alobre, en el paraje conocido como O Montiño. Desde el siglo XIX ha habido hallazgos que sitúan este poblado entre los siglos II a.C y el IV d.C. Y es que en el pasado se trataba de una península costera con una destacada situación estratégica.
Si bajamos hacia el marcado y las nuevas zonas peatonales nos encontraremos de frente con estos dos símbolos del pasado colonial. El Pazo de Vista Alegre, del siglo XVI, catalogado como monumento nacional, con fachada de sillería grande y bien labrada y un pasadizo que lo comunica con el Convento de las Agustinas. Otro de los parques más destacados del río O Con. Resguardado del calor y escondido de miradas indiscretas, es un lugar ideal para llevar a los niños cuando aprieta el calor.
Acerquémonos ahora hasta Vilaxoán, donde se esconden dos joyas arquitectónicas. Porque uno de los mejores ejemplares del arte románico en Galicia, está aquí. La Iglesia de San Martín de Sobrán se levantó en el siglo XII sobre un lugar ya anteriormente elegido para un monasterio. Y a su lado el Pazo de Sobrán. Aunque no hay datos exactos de su construcción parece que se aprovecharon los cimientos del monasterio del siglo XI. Conserva dos torres de origen medieval, y hoy en día se ha convertido en un restaurante.
Vilagarcía también presume de gastronomía y podrán comer bien en todo el ayuntamiento, porque aquí se mima a los turistas.
Si necesitamos buscar alojamiento no tendremos problemas. Podemos encontrar de todos los precios y categorías, y siempre con el mejor trato. La hostelería está preparada para recibir al turista.
Desde el ayuntamiento tienen claro lo que quieren para sus vecinos este verano. Porque esta ciudad tiene que ir a más, seguir creciendo y afrontar la crisis con buena cara. Pero aún no hemos visto todo su potencial. Su mar, sus playas…Lo mejor, está por venir…


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook