Mapa de recursos


Vacaciones en Galicia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Si están de vacaciones en nuestra Comunidad les invitamos a celebrar con nosotros la gran fiesta del 25 de Julio, Día de Galicia.

Para compartir actos institucionales, religiosos y lúdicos, llegan a Compostela miles de peregrinos, turistas y gallegos del exterior. Es además una buena ocasión para conocer la Catedral de Santiago y su Museo.

 
Ignorar que Galicia es el epicentro de la fiesta durante los meses de julio, agosto e incluso septiembre, es como no saber que a "Virxe de Guadalupe, cando vai pola ribeira, parece unha Rianxeira…"
Cada año los gallegos invitamos a vecinos y visitantes a más de 1000 fiestas. Y lo hacemos, de la única manera que sabemos, a lo grande. Manteniendo lejos las penas, durante unos días, disfrutando del resultado de meses de organización y trabajo. Invitamos a vino, de O Ribeiro o de As Rías Baixas. A marisco, uno de nuestros bienes más preciados, percebe, almeja, centolla o buey…
Compartimos nuestra tradición más íntima, exhibimos nuestro pasado más alborotado. Tan devotos somos del Apóstol como de la Virgen del Mar, la del Carmen. Tanta pleitesía rendimos al pulpo, como al pimiento, o al pez espada. Al mar y a la tierra, porque tenemos el privilegio de convivir con ambas.
El 15 de Agosto se agolpan casi todas las celebraciones del país, pero es el 25 el día grande. El día de Galicia, la jornada en la que Compostela se convierte, aún más si cabe en protagonista. Es una ciudad tallada en piedra, Patrimonio de la Humanidad y testigo del devenir de la literatura, la creación y el arte, la evolución de nuestra tierra. Aunque no sea su centro geográfico, si es su corazón. La ciudad nació y creció gracias al Templo, construido sobre los restos de un Apóstol. Para conocerla, como centro de culto, pero sobre todo como obra de arte es obligatorio visitar su Museo, uno de los más importantes de Galicia, que se está reordenando para convertirse en su completo Centro de Interpretación. Es el edificio del Claustro, el ala de oficios, donde se organizaba la vida en el Templo. Las dos primeras plantas, que en dos semanas estarán listas, nos contarán la historia de la Catedral, desde el descubrimiento de los restos del apóstol. Aquí conoceremos la primera basílica, que luego creció para convertirse en Catedral Románica.
Diego Peláez fue su primer impulsor, más tarde perdió poder y reconocimiento, al parecer pretendía ofrecer Galicia a los normandos. Se paralizan las obras hasta la llegada del Xelmírez, que recupera la imagen del Apóstol y su Templo. El último empujón lo da Fernando II. El Museo conserva piezas que fueron desechadas con el cambio de tendencias arquitectónica, como las columnas de la Fachada Norte, de Azabachería, o el Rosetón de la antigua Fachada Occidental, la de la Plaza del Obradoiro. Aquí encontraremos el contrato que en 1168 Fernando II ofreció a Mestre Mateo para que continuase con la construcción del Templo. Piezas del antiguo coro que presidía la catedral, o el boceto que convertiría la fachada de la Plaza de A Quintana en Neoclásica. De incalculable valor es también este retablo inglés, que relata la vida del Apóstol Santiago, un ejemplo de las donaciones de la época al Clero. Otra muestra es una espléndida colección de tapices, una de las principales de España, dedicada a Goya. Donada por Pedro de Acuña y Malvar, personaje ilustrado que también legó a la Catedral una importante biblioteca germen de la que hoy conocemos como Sala Capitular, y que muestra un facsímil del desaparecido Códice Calixtino. Robada también fue la Cruz de Alfonso III, en 1906, su réplica luce hoy en la Capilla de las Reliquias, rodeada, aunque no lo parezca de importantes medidas de seguridad.
La seguridad es precisamente una de las metas del Plan Director de la Catedral de Santiago. Un proyecto de recuperación del Templo que podría durar una década y costar 30 millones de euros. Ha estado aquí más de 800 años, la levantaron convicciones y el trabajo de miles de gallegos. Una obra de arte, pero sobre todo el núcleo de nuestra historia…


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook