Mapa de recursos


La Villa de Marín.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las calles de Marín, su ambiente, sus gentes...están impregnados de un hondo y tradicional espíritu marinero.

El mar ha sido aliado y enemigo, vida, y algunas veces también desgracia, de las gentes de Cantoarena un barrio marinero y humilde que, a su manera, regala rincones interesantes.

 
Cantoarena vive entre Marín y Pontevedra. Una fuente marca el límite y muchos dicen que la diferencia se nota hasta en las palmeras que son más grandes en la zona de Pontevedra. Las rivalidades tienen sus porqués.
Situado a 7 kilómetros de Pontevedra y a 27 de Vigo, Marín tiene una población de algo más de 25 mil habitantes, de los cuales más de 15 mil viven en su casco urbano. Hoy en día Marín ofrece viviendas asequibles a sólo cinco minutos de Pontevedra. Sin dudarlo, muchos eligen residir en un ayuntamiento más pequeño, más tranquilo y con los mismos servicios. Éste es un lugar que hay que aprender a querer. Ir descubriendo poco a poco sus rincones, sus cortas y estrechas calles y sus recoletas plazas como la de A Veiguiña, donde cada jueves se puede asistir a un tradicional y popular mercado. También están la Plaza del Reloj y las calles Real y Echegaray. Pero, sin duda, es la Alameda, con su Palco de la Música y sus magníficos jardines, el rincón predilecto para el paseo de los marinenses y de sus visitantes. Los cafetines se llenan a cualquier hora y el jolgorio generalizado llegará a las terrazas con el verano. Mientras, la gente hace vida de interior. La biblioteca es un buen refugio. En la de Marín hay buenos ejemplares de casi todo, incluso novelas recientes. También hay buenas tiendas, aunque el comercio se enfrenta al problema que supone su proximidad geográfica con Pontevedra y Vigo, y en concreto, a la competencia de las grandes superficies. El sector afronta este problema con ilusión e imaginación. La Asociación de Comerciantes e Industriales de Marín, ACIMA, está encauzando estrategias, tanto de difusión de productos como de formación de sus asociados. El objetivo, concienciar a la gente de Marín de la necesidad de comprar en su municipio, sin tener que perder ni en la calidad ni en el precio. Donde no hay que escatimar ni un solo céntimo es en la atención de nuestros mayores. La residencia de la tercera edad de Marín es todo un ejemplo de que en la vejez se puede seguir disfrutando de la vida. Cada uno a su manera, sin prisas ni preocupaciones, salvo las que ellos elijan para entretenerse. La diversión es buena en cualquier momento y los que escojan Marín para hacerlo tienen a su disposición dos grandes hoteles: el Villa de Marín y el Libertad. Ambos son lugares confortables y acogedores preparados para los turistas y para los que se quedan allí por motivos de trabajo. En resumen, Marín cuenta con los servicios habituales de una ciudad que pretende aprovecharse de su privilegiada situación en las Rías Bajas y en esta cada vez más certera definición de Aldea Global.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook