Mapa de recursos


La Ruta del Mar

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les proponemos un estupendo plan apto para esta primavera: navegar.

Salimos de Pontevedra con el firme propósito de disfrutar de su ría y dejarnos mecer por el mar.

 
Dejamos atrás la ciudad y, cuando aún no la hemos perdido de vista, nos encontramos con el arenal de Lourido, una playa de ría que se ha convertido en el paseo preferido de los habitantes de la zona. A lo lejos, la isla de Tambo que cantaron los poetas nos saluda. En la actualidad es propiedad de la Marina, pero desde hace algún tiempo se está negociando el paso de la isla a titularidad pública para que todos podamos visitarla. Esperemos que la gestión llegue a buen fin, porque ganaríamos un espacio natural impresionante. La ruta del mar nos acerca a Marín. Nos sentimos privilegiados por poder contemplar esa vista que tan diferente resulta cuando sólo hemos conocido la villa a pie o desde lo alto. Pero ahora lo que queremos es conocer ya sus playas. Y, en nuestro afán, desembarcamos para recorrerlas. Portocelo es la primera. Resguardada y tranquila, es perfecta para ir en familia: proximidad al monte, paseo y todos los servicios que le han merecido ser distinguida con la Bandera Azul de la Unión Europea. La siguiente, Mogor, es la preferida de la juventud porque ofrece la posibilidad de practicar deportes y pasear en pedaletas. Pandillas enteras de Marín y Pontevedra se desplazan allí a diario, a pie o en bicicleta, y, si no, en autobús, que hay a todas horas. A continuación está Aguete, otro arenal de Bandera Azul. Es una playa extensa, famosa por su arena blanca y fina y, como no, por su club de mar y náutico. Son, todas ellas, playas muy concurridas y animadas, sobre todo en los meses de verano, pero no es necesario esperar tanto, ya que allí las temperaturas del mes de mayo son tan agradables que incluso el paseo puede terminar en baño. Y además, con la comodidad que supone disfrutarlas sin tener que alejarnos mucho del centro urbano. Otro de los atractivos de esa ría es su otra orilla. Poio, Combarro y, como no, Sanxenxo. En ese margen costero nos aguarda una nueva sucesión de playas de ensueño. Además, desde Sanxenxo podemos cumplir un nuevo capricho: viajar a la isla de Ons, un auténtico paraíso natural en ese litoral de belleza tranquila y sosegada. Otra sorpresa surgida de este mar fuente de vida y de riqueza.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook