Mapa de recursos


Un Mar de Riqueza

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Hablar del mar en Cambados es hacerlo de la factoría más importante del municipio.

Más de mil quinientas personas tienen en el mar de Cambados su puesto de trabajo, que genera además otro tipo de actividades industriales y que hace de Cambados un pueblo netamente marinero.

 
El puerto de Cambados es uno de los más destacados de Galicia, ya que cuenta con más de trescientas embarcaciones. Posee además la flota de cerco más modernizada del país, la mayor flota de bajura de la ría y un pujante subsector dedicado a los cultivos marinos, con gran número de bateas de ostra y de mejillón. Pero es la vieira la reina de estas aguas, y, en su busca, partimos del puerto de Tragove a bordo del “Canducho”. Quien lo guía es Ramón Charlín, el patrón, más conocido como “Camarero”. Él nos conduce a la zona de O Serrido, uno de los sectores de marisqueo ricos en vieiras, que aprovecha las corrientes de la desembocadura del río Umia. Y para los profanos en la materia, un paisaje inédito: a un lado, la Illa de Arousa y detrás el Monte de A Curota, y a mano izquierda, la Illa de A Toxa y O Grove. Nos cierran el paso, ya muy a lo lejos, otra ínsula, Sálvora, y el faro de As Umias. Pero vamos al trabajo, porque hay que soltar los rastros. De ello se encargan Benito Oubiña, marinero profesional, y Antonio Rey, quien demuestra no haber olvidado las artes que aprendió cuando era un chaval. Su pericia es tal que sólo con tocar el cabo notan si el rastro va lleno y si la carga es buena o sólo es arena. Llegó el momento de comprobarlo. Pues sí, tenemos vieiras y alguna que otra sorpresa surgida del fondo del mar. Aunque ya las conocen con la mirada, no olvidan hacer las mediciones para salvar las piezas menores de diez centímetros, que junto con las crías y todo lo que no es vieira, se devuelve al mar. Es un gesto imprescindible para mantener el equilibrio natural y también el económico en tierra. Mientras se aguarda por otro rastro, hasta completar el tope de capturas por jornada, se pone la cubierta a punto. Y es que esta nueva incursión resulta todo un botín, que ya hace ganar el día y la fama de Cambados, primer puerto de Galicia en captura de vieiras. Aprovechamos lo que para nosotros es un paseo para acercarnos a las bateas de mejillón, otro de los manjares de estas aguas. Son los cultivos más abundantes en el polígono de bateas de Cambados y también el más productivo. Las bateas de ostras le van a la zaga. Habrá que aguardar unos ocho meses a que estas crías que se colocan ahora estén listas para su comercialización, casi como lucen ya estas otras, a las que queda ya muy poco. En otro tiempo, eran famosos los bancos naturales de ostras en la ría, hoy desaparecidos. Pero gracias a la acuicultura, podemos seguir disfrutando de la inmensa riqueza del fondo de estas aguas, un regalo para unos y fuente de trabajo y sustento para otros. Un mar generoso y rico al que cada día muchas mujeres y hombres plantan cara.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook