Mapa de recursos


El Río Tambre

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Tambre crea a partir de Compostela lugares perfectos, donde el hombre encuentra siempre un remanso para el ocio.

Su energía, su interés ecológico y tal vez su mejor paisaje están aquí, en el tramo final.

 
La playa fluvial y senderos para la aventura; lugares humanizados y otros asilvestrados; huellas del pasado, deportistas del presente o pescadores a la espera mientras contemplan el paso inacabado del agua.
La primera sorpresa, la increíble obra de ingeniería hidroeléctrica: tubos y más tubos que se posan en el monte para que descienda con fuerza por ellos el Tambre embalsado hasta la central más bella que haya podido imaginar. Es un edificio diseñado por el arquitecto Antonio Palacios, que se encargó de que nada faltara en el conjunto hidroeléctrico. Incluso tiene su toque la casa del guarda y el jardín arbóreo, con singulares especies.
Pero antes dejará su mejor huella: un estuario magnífico, declarado de interés ecológico, donde los juncos nadan en el Tambre mas caudaloso.
Luego, pasa bao la Ponte Nafonso, una obra de la que poco se sabe salvo que se llama así porque su constructor fue el rey Alfonso XI. Tenía 27 arcos pero solo se conservan 20.
Al final, el Tambre crea el estuario magnífico y pasado el gran puente ya se mecen sobre su lomo las lanchas del xeito que tanto gustaban a Pucho Boedo.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook