Mapa de recursos


Costa de Arteixo

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Ruta por la Costa de Arteixo

Les mostraremos la belleza de la costa de Arteixo porque este municipio no es solo un pulmón industrial sino que nos encontramos en un litoral de gran belleza que se extiende entre las Illas Sisargas y el Cabo Prior.

 
Si imitamos el vuelo de las aves, el paisaje que asombró a los ártabros nos sorprenderá también a nosotros. Porque estamos ante la belleza litoral que se extiende entre las Illas Sisargas y el Cabo Prior. Es decir, en la costa bañada por el Atlántico norte de Galicia, creador de multiformes acantilados y de las más hermosas playas cuyos entornos merecieron el honor de ser espacio natural protegido. Este es el caso de Barrañán, que es playa de Arteixo, prolongación industrial de la gran metrópoli de A Coruña. Quien crea que este municipio es solo su pulmón industrial se perderá lo más atractivo de él. En su costa, la arena se alterna con la roca. Por eso el azul del horizonte deja paso a las aguas verdes que llegan calmadas a la arena, tan blanca casi como la espuma de la ola que bate el acantilado.
Barrañán es, por una parte, la playa más concurrida de Arteixo; pero por la otra un espacio dunar de los más valorados a nivel ecológico y por eso fue declarado espacio natural protegido. Cuando la marea está baja, en el extremo derecho de la playa, que mide dos kilómetros, se ven unas rocas por donde el mar se cuela en una especie de grutas que la leyenda convirtió en una cadena de largos túneles.
Dicen que un pescador soltó un gallo en la llamada "Furna de San Xian" atado a un cordel para poder recuperarlo; sin embargo el gallo apareció en otra "furna", dos kilómetros más arriba, en donde brota agua dulce de una fuente natural. Leyendas al margen, Barrañán es uno de los más bellos espacios de A Mariña pero no el único de Arteixo ya que, desde A Coruña, le preceden Valcobo, playa de arena muy fina y muy limpia y Cambouzas, un arenal nudista bien equipado, de ahí que resulte ser uno de los más concurridos de Galicia.
La playa de Sabón es la más próxima al gran polígono industrial y al embalse del Rosadoiro cuyas márgenes se han convertido en un bello parque. Desde luego, en esta zona, nadie diría que estamos a pocos metros de una de las zonas industriales más importantes de Galicia.
Siguiendo la costa aparece ante nosotros Punta Langosteira, donde se construye el puerto exterior de A Coruña. Quizá sea esta la obra portuaria más difícil y complicada de cuantas se llevaron a cabo en el país: por su difícil ubicación y por la fuerza del mar que aquí se registra. Pero es también una de las obras más demandadas. Tanto porque permitirá descongestionar, en el futuro, el puerto comercial de A Coruña, al que llegan buques con petróleo para su gran refinería; como porque este será un puerto refugio en el mar más difícil. Su principal misión, evitar tragedias como la del "Prestige" o la ya casi olvidada del "Mar Egeo", en plena bahía de Coruña.
Al doblar Punta Langosteira nos pasaría desapercibido Suevos, si no fuera porque, curiosos, queremos saber que hay de leyenda y cuanto de historia en uno de los santuarios de mayor devoción en Galicia.
El santuario de Pastoriza es una construcción de estilo barroco, del último tercio del siglo XVII, que se levantó después de derribar un primitivo templo del XIII, del que se conserva un tímpano detrás del altar. La imagen de la Virgen aparece en el retablo lujosamente vestida y en el interior hay un pequeño museo con una lápida del siglo XIX en el que se conservan exvotos, joyas y vestidos para la imagen.
Emilia Pardo Bazán escribió un pequeño libro dedicado a la Virgen da Pastoriza y su leyenda. Se refiere, por una parte, a la conversión al cristianismo del rey suevo Reckiario, hecho que se produce en el año 448 y por la otra a la destrucción del templo por los normandos en el siglo X, del que únicamente se salvó la imagen de la Virgen que fue encontrada por una niña pastora o "pastoriza" en el conocido como Monte de la Cruz, que está a cinco minutos del santuario. En el lugar hay un conjunto megalítico al que llaman Cuna de la Virgen. Cuando se celebra la romería, los devotos dan tres vueltas a las piedras, pasan por debajo y besan la imagen de la santa señora. En el monte de la Cruz hay restos de un castro y piedras de formas caprichosas para sentarse a ver el más impresionante paisaje, como hacía el rey suevo Reckiario.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook