Mapa de recursos


Neda, Villa Monumental

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

La comarca de Neda está integrada en el xeodestino Rías Altas-Ferrolterra.

Neda ofrece al turismo ofrece grandes posibilidades, ya que a la belleza de sus espacios naturales hay que añadir el especial sabor de la arquitectura popular, especialmente el casco antiguo de Neda, con singulares edificaciones en la calle Real.

 
Por la autopista del Atlántico se llega más rápido a Neda que por el Camino Inglés. El moderno viaducto que mejora la comunicación con la margen derecha de la ría de Ferrol forma parte ineludible del paisaje urbano de Neda. Un municipio pequeño pero con una de las densidades de población más altas de Galicia que se reparte por sus cuatro parroquias: dos costeras, San Nicolás y Santa Maria, y las parroquias interiores de Anca y Viladonelle. Marinera y señorial, Neda fue conocida por su puerto comercial y por su astillero: Su casco viejo conserva muestras de este pasado brillante: los escudos heráldicos que decoran las fachadas de las casas solariegas; pero también en su hermosa y bien conservada arquitectura popular.
El viajero puede admirar los viejos soportales de la calle Real, de madera y sin arcos; pero también calmar su sed en sus fuentes medievales de piedra, como la fuente del Sosiego. Hay muchos edificios de la Neda vieja que cuentan su historia: La Casa Consistorial ocupa el solar del antiguo Hospital de Peregrinos: En Neda se cruzan dos caminos de peregrinación: el camino inglés y el de San Andres de Teixido. Aquí el viajero curioso o el peregrino encontrarán dos joyas de la arquitectura religiosa: la iglesia de San Nicolas, de estilo gótico: con su cruceiro primitivo, uno de los más antiguos de Galicia; y el Cristo da Cadea, del retablo de la iglesia de Santa Maria: Esta talla llegó por mar desde Inglaterra en el siglo XVI.
Neda es tierra de pazos: el Pazo de La Merced, del siglo XVII, está dedicado al turismo rural. En O Roxal está el Pazo de Isabel II, a orillas del Belelle: En la antigua fábrica de textil, la maquinaria funcionaba gracias al agua del rio Belelle que atraviesa la finca entre camelias y magnolios centenarios.
Lugar de paso obligado a Ferrol, la villa medieval de Neda creció entre la marisma y las orillas de dos ríos caudalosos que bajan de las montes de Ancos, Marraxón: El río Belelle en cuyas riberas se instalaron las primeras industrias que funcionaban con la fuerza de sus aguas. Aun hoy se conservan los molinos que abastecieron las panaderias de la zona. El río Grande de Xubia también esconde en sus orillas el pasado industrioso de Neda: molinos de marea, aceas, presas electricas, fabricas de bizcochos para los navegantes, velas para la barcos y aserraderos para la madera de los bosques que acababan los astilleros. Oficios de ribera y fábricas relacionadas con el agua. La fábrica de Xubia alcanzo gran esplendor en el siglo XVIII: aquí se laminaban las planchas de cobre para los barcos de la Armada, se fabricaron fusiles y moneda. tejidos.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook