Mapa de recursos


Valles de Fornelos, el Encanto Natural

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les proponemos una ruta por los bellos paisajes de este municipio.

Fornelos de Montes posee recursos paisajísticos y etnográficos suficientes para promover el turismo verde dentro de su territorio y que, debidamente cuidado, repercutirá de forma positiva en la economía local.

 
Fornelos de Montes es el lugar más lluvioso de Galicia: en las sierras del Suido de y Avión hay puntos en que se recogen hasta 2.000 litros por metro cuadrado. Estas montañas son la primera barrera que deben superar las nubes cargadas de lluvia procedentes del Atlántico. Si por algo destaca Fornelos de Montes es por el agua, por la amplia red hidrográfica que cubre la mayor parte de su territorio: en las brañas del Suído se localizan numerosas fuentes que conforman las cabeceras del río Oitaven: el principal curso de agua al que vierten sus aguas la mayoría de los pequeños arroyos y regatos. En el río Oitavén está el embalse de Eiras, del que se abastece de agua la ciudad de Vigo.
La escasez de doblamientos que se registra en Fornelos de Montes desde la prehistoria, explican la pobreza de su patrimonio arqueológico. Aún así, existen vestigios de asentamientos muy antiguos. Podemos encontrar desde mamaos, petroglifos y un sarcófago excavado en la roca en el lugar de Vilán, donde también se conservan las ruinas del castillo-fortaleza de Alemparte y los yacimientos castreños del Monte da Cidade, en Oitavén, y de Castrove, en Laxe.
Las páginas principales de la historia de este municipio se escriben a partir del siglo XV. De esta época data la Torre de Alemparte, que fue conquistada por los Irmandiños en la segunda revuelta. Pocos restos quedan de aquella fortaleza que fue destruida en el año 1890.
Otro tipo de patrimonio etnográfico que aparece en esta zona son las construcciones vinculadas al uso de monte. Destacan, sobre todas, los chouzos y las parideiras que daban cobijo a los pastores a lo largo del año. Las parideiras eran construcciones en piedra en forma de cercado y que servían para guardar el ganado. Suelen estar vinculadas a los chouzos. Además están los "foxos" de lobos: recintos muy elementales y primitivos destinados a la caza de este animal. Todos ellos están situados en los lugares más elevados de la sierra del Suído.
La abundancia de cursos de agua, favoreció la creación de molinos de agua: sólo en las parroquias de Fornelos y Traspielas se localizan hasta quince de estas edificaciones. Este patrimonio arquitectónico popular relacionado con el agua incluye además treinta fuentes de agua y lavaderos repartidos por todo el municipio. Para pasar los ríos, se construyeron numerosos puentes de piedra: los más antiguos son los puentes de Laxe y Berducido.
Esta zona aislada y montañosa fue una de las más castigadas por la emigración a principios del siglo pasado. Aún hoy son muchas las personas nacidas en Fornelos que viven en países de Sudamérica como Argentina, México, Uruguay, Venezuela o Brasil.
El turismo residencial es una apuesta de futuro para este pequeño y bello municipio pontevedrés, cuya estampa urbana más destacable es la plaza de Fornelos: un pequeño núcleo de construcciones muy iguales, con amplios balcones corridos, perfectamente ordenados.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook