Mapa de recursos


Galicia, el País de Agua

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Esta primavera viene seca porque este invierno pasado fuimos de secano.

Nos abandonó la lluvia en brazos del cambio climático y dice el presidente Feijóo que no podemos desperdiciar ni una sola gota de agua.

 
Esta es nuestra postal más frecuente, cada año, cuando marzo ya se fue: Renace la primavera, para que el sol baile su danza sobre la tierra, donde la luz borró de su perspectiva la espesura de la niebla, dando origen a una fantasía de cristal de agua.
Han vuelto las aves para volar los mil ríos que descienden, alegres, la montaña dominante; y bajo los cielos limpios florecen la carqueixa, el toxo, la xesta y los demás arbustos silvestres, mientras en el valle reverdecen los prados.
Es primavera en este país del agua, en el que, ya se sabe: la lluvia enamora, bebemos en las fuentes de la salud, los regatos logran que el agua hierva en la fervenza y los ríos se remansan para que en sus espejos se mire el paisaje más hermoso, antes de emprender su viaje final para entregarse a nuestros dos mares, formando quince rías de ensueño.
Pero esta primavera viene seca y es como si la Galicia tropical que Antón Reixa poetizaba en los años setenta adelantase su viaje. Porque esta vez, dicen los expertos, en esto del clima, nos parecemos mas a Canarias que a Irlanda. Pero… ¿Nuestro carácter celta podrá asumir la personalidad guanche?


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook