Mapa de recursos


Las rutas del agua

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Río Sil llega rápido al Barco y se abre al valle hasta crear el gran lago en A Rúa.

El Valle del Sil es la puerta central al País de los Mil Ríos.

 
En el Malecón O Barco se asoma al río. Este paseo fluvial es el lugar de encuentro, conversación y juego, del que los barquenses se sienten orgullosos.Desde sus barandas contemplamos la apacible imagen de las barcas recuperadas y los reflejos de balcones y galerías suspendidos sobre las aguas, la visión más perdurable del Barco Vello. Vemos al Sil discurrir hacia donde se pone el sol, dejando en las márgenes una alfombra vegetal que extiende por toda la orilla los colores de la primavera. El Parque del Malecón es una amplia superficie de uso público ganada al río a la que se ha unido en los últimos años el Salgueiral, un área recreativa a la que se llega cruzando el río por una pasarela peatonal. Es el lugar de los paseos, a pie o en bicicleta, el espacio de deporte para los que salen a hacer jogging y también el mejor sitio para organizar una merendola cuando llega el buen tiempo. Pero más lejos del bullicio urbano, los amantes del ecoturismo encontrarán rutas que siguen las huellas de los pastores, de los lobos y de los que iban a las ferias de Porto. Empezaremos con una ruta panorámica. Subiremos a los montes más próximos para contemplar el Valle casi a vista de pájaro. Desde Correxiais la vista es fascinante. Estamos en uno de esos lugares de referencia obligada para hablar de la historia de Valdeorras. Aquí fue establecido en 1727 un convento de la Orden de los Trinitarios en el que se enseñó gramática, filosofía y moral. La inauguración de este centro fue retrasada. Todos se oponían, la gente del pueblo, los personajes influyentes y también la Orden franciscana. El Valle del Sil es la puerta de central al País de los mil ríos. Uno de ellos es el Mariñán. Al seguir su curso descubriremos las rutas medievales de Xagoaza. Por los senderos del río Gadir nos asomaremos al municipio vecino de Rubiá. En la entrada de Veiga de Cascallá vemos una casa de labranza con horno exterior y palleira. Es un anticipo de los dignos ejemplos de arquitectura tradicional que podemos contemplar paseando por los caminos de este pueblo del término municipal de Rubiá. Nuestra ruta termina en Fervenza. Antes de entrar en el pueblo vemos dos molinos. Hoy no muelen, pero conservan completos los mecanismos a la espera de que alguien se acuerde de ellos para formar un parque etnográfico en el que también se integraría el horno comunal que está a la entrada del pueblo y las pincheiras de la Requeixada de Portomao, situadas aguas abajo, donde una antigua ferrería aprovechaba la fuerza de la propia fervenza que dio nombre al lugar. Aquí nos quedamos, escuchando el sonido del agua.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook