Mapa de recursos


Seguimos ruta esta vez por los espacios naturales del Tambre.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Esta zona intermareal está catalogada como lugar de interés comunitario por lo que está incluida en la Red Natura 2000.

El estuario del Tambre es una pequeña parte de la ría de Noia, formada por la desembocadura de numerosos ríos, regatos y arroyos.

 
El mítico monte Louro cierra por el norte la la ría de Noia, y marca la transición entres las Rías Altas y Bajas. Pero es el río Tambre el verdadero modelador de este paisaje, formando un impresionante estuario en su desembocadura: Es una de las ensenadas más hermosas y extensas de Galicia. Antes de perderse en el mar, el Tambre se demora entre canales, esteros y marismas. El río depositó tantos aluviones en los fondos de la ría, que ésta se convirtió en un inmenso lodazal de gran riqueza ecológica y marisquera.
En el fondo de la ensenada del Engano está el estero del Tines: Cuando baja la marea, salen a la superficie extensas llanuras de lodo y arena que atraen a muchas especies de aves acuáticas. Es el momento de mayor actividad. Las garzas reales rastrean cada palmo de la zona intermareal. Los cormoranes, o corvos mariños, visitan la ensenada en busca de bancos de peces.
El estero del Tambre acoge en su interior varios hábitats de interés comunitario cuya conservación es prioritaria para la Unión Europea. En una superficie de casi 1.600 hectáreas aparecen esteros, llanuras intermareales, pastizales salinos, dunas blancas, dunas grises, brezales secos, bosques aluviales y carballeiras. Amplias zonas del estero y de las marismas están colonizadas por plantas acuáticas: Los carrizales y las junqueras escoltan el Tambre desde Pontenafonso hasta Loureiro y llegan a formar islas inaccesibles: La isla de Meán es la más grande. Este inmenso carrizal, en medio del Tambre, atrae a numerosas aves acuáticas, especialmente durante lo pasos invernales. Las aves sedentarias más comunes son la polla de agua, el somormujo pequeño y el lavanco real. Pero las dueñas de la ensenada son las zancudas.
La zona de especial conservación abarca también el curso bajo del río Tambre, hasta el embalse de Barrié de la Maza: En su tramo final, el río baja encajado por un espectacular cañón granítico. En la margen izquierda del cañón sobrevive el último resto de un bosque atlántico: la devesa de Nimo: Los laureles se mezclan con los carballos, los alisos y los sauces. En la playa del Testal, en Noia, se conserva un campo de dunas con amophila arenaria. En estas playas, sometidas a una fuerte presión humana, viven muchas especies de flora propias del litoral atlántico.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook