Mapa de recursos


As Pontes industria y Naturaleza

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les contamos ahora como vivió As Pontes la clausura de la mina

La inundación del hueco de la mina es el capítulo final de la corta historia minera de As Pontes. Ahora todos miran al lago artificial para el que se barajan muchos usos, des los lúdicos y turísticos hasta industriales y energéticos.

 
La chimenea de la central térmica, con sus 357 metros de altura, preside el paisaje industrial de As Pontes. Su silueta imponente puede contemplarse a muchos kilómetros de distancia. Las centrales térmicas necesitan combustible para producir energía eléctrica. Y de la mina de As Pontes se sacaron 260 millones de toneladas de lignito en cuarenta años. Fue la mayor mina a cielo abierto de España: ocupaba una superficie de 865 hectáreas, tanto como el término municipal de Betanzos.
Donde ahora vemos el lago artificial hace cuatro años estaban los dos huecos de la mina y hace cuarenta años había asentadas numerosas aldeas. En apenas medio siglo el paisaje de As Pontes sufrió cambios espectaculares. Este minero prejubilado tenía veinte años cuando abandono la aldea para irse a trabajar a la mina: Andrés nació en Meidelos una aldea desaparecida que estaba situada donde hoy luce el lago. La extracción de lignito finalizó, por razones ambientales, el 1 de enero de 2008, con la entrada en vigor de la normativa europea que prohíbe usar este combustible tan contaminante. Esta fecha marca el final de la mina y el inicio de la inundación del hueco. La clausura de la mina también tiene un capítulo humano, pues significó la prejubilación de casi dos mil trabajadores en un periodo de siete años. En As Pontes se creó una asociación de prejubilados de Endesa. Hay trabajadores que llevan diez años en esta situación. Eso ya se contemplaba, al principio sabíamos que esto tenía un fin claro. Había que estar preparado para el final. Los polígonos industriales que tenemos. Pero nos hacen falta más cosas… Mi experiencia personal fue positiva porque veíamos que eso acababa...lo de prejubilarse fue buena solución.
La central térmica nuca molestó a los vecinos de As Pontes. Todos defienden este gigante de 1.400 megawatios de potencia. Y es que a la sombra de la central térmica nació la villa de As Pontes, con sus seis poblados mineros, construidos para acoger el aluvión de inmigrantes llegados de todas las regiones del país. El poblado de la Magdalena se construyó para las familias numerosas; el de Muiños, para los peritos; y además están los poblados de Barreiro, Anguieiro, A Fraga y As Veigas. El parque de viviendas de As Pontes se duplicó en quince años. Fue una época de crecimiento económico y de pleno empleo.
A Francisco Aréchaga, director de la mina de As Pontes durante años le tocó vivir todo el proceso de clausura de la mina. Esta satisfecho de como se llevó a cabo la restauración ambiental de la zona y de la creación del lago; pero para este ingeniero asturiano el cierre de una mina nuca es una buena noticia. Para paliar el efecto del cierre de la mina, la Xunta de Galicia y Endesa impulsaron un plan de desarrollo económico que permitió fomentar la actividad empresarial de la zona. El plan ha ofrecido subvenciones, apoyo financiero e infraestructuras de comunicación. También se promovió suelo para la implantación de industrias en el parque empresarial de Penapurreira. A través de este plan se ha implantado 50 nuevas empresas.
La mina ya forma parte del pasado de As Pontes. Su muerte anunciada no ha cogido a nadie por sorpresa. Ahora los descendientes de los mineros buscan un futuro al margen del carbón. Simón, hijo y nieto de mineros, tiene instalado su taller en el poblado de As Veigas: Se dedica a fabricar espinilleras de fibra de vidrio para futbolistas: La idea funciona con éxito. La inundación del hueco de la mina es el capítulo final de la corta historia minera de As Pontes. Ahora todos miran al lago artificial para el que se barajan muchos usos, des los lúdicos y turísticos hasta industriales y energéticos. El lago de As Pontes no sólo es paisaje: también puede ser un recurso económico.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook