Mapa de recursos


Las Algas, la Huerta del Mar Gallego

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Las algas gallegas empiezan a ser una importante opción en la gastronomía.

Las algas gallegas viajan a los mejores restaurantes del mundo de la mano de empresas como Portomuíños.

 
Cojan aire, porque nos sumergimos. Bajamos a las profundidades para ver de cerca la huerta del mar. De aquí salen los mejores pescados y mariscos, pero también estas hierbas que se nos enredan en las piernas cuando nos bañamos, tienen mucho que decir en la riqueza de nuestros mares.
Las algas gallegas entran con fuerza en el mercado gastronómico y son ya una opción empresarial. Tradicionalmente las algas se utilizaron para agricultura y ganadería; también para cosmética. A máquina o de forma más artesanal, con burros, se recogen desde hace décadas para aprovechar todo su valor nutritivo. Y de su utilización como abono hemos pasado a considerarlo los vegetales del mar. Se han identificado ya 600 tipos de algas, de las que unas 100 son comestibles, pero de las que se comercializan tan solo una veintena.
La facultad de farmacia de la Universidad de Santiago de Compostela ha realizado diferentes estudios nutricionales, que concluyeron en que las algas bajan el colesterol y tienen un efecto saludable en diabéticos y en la población en general. Además son un alimento muy adecuado para el ritmo de vida y la dieta actual, porque son bajas en grasas, ricas en fibras y sales minerales, combaten la hipertensión y mejoran el metabolismo. Alguna de las más conocidas, como el espagueti de mar tiene seis veces más hierro que las lentejas o el wakame, con ocho veces más calcio que la leche. Por eso ya empiezan a ser una importante opción en la gastronomía. Las algas gallegas viajan a los mejores restaurantes del mundo de la mano de empresas como Portomuíños. Aquí en Galicia son muchos los restaurantes que utilizan esta materia prima como una forma de enriquecer su carta. Antonio, un cheff andaluz ya medio gallego, se confiesa un apasionado de las algas. Antonio se ha empeñado en hacer una carta entera que contenga algas en todos los platos, desde los entrantes, carnes, pescados e incluso un postre.
Aportan sabores nuevos y colores diferentes; ¿Como perder el miedo a tal innovación? Probando… todo.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook