Mapa de recursos


Porto Do Son, un Mar lleno de Vida

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Porto do Son es una pujante villa marinera y veraniega.

Porto do Son es la capital de uno de los más atractivos municipios de cuantos se asientan en esta ría, por eso cuenta con un desarrollado sector servicios. Un castro nos recuerda el pasado; playas de ensueño hablan de su vocación turística; y dos puertos concentran su tipismo marinero.

 
Portosín tiene una de las flotas de bajura más importante de Galicia. La lonja de Portosín se anima por la mañana con la llegada de los primeros barcos cargados de sardina y de anchoa. Es la mejor ocasión para presenciar en vivo la subasta del peixe. En la dársena a estas horas las redeiras reparan las redes de cerco. Portosín tiene una de las flotas de bajura más importante de Galicia. Sus barcos se dedican sobre todo a la pesca de la sardina y del jurel. Se les puede ver faenando a pocas millas de la costa, buscando los bancos de sardina que en esta época entran en la ría de Noia y Muros. El pequeño pueblo de pescadores ha cambiado tanto en los últimos años que su imagen marinera ha sido casi borrada por los edificios de reciente construcción. El paseo marítimo refleja el contraste entre el nuevo y el viejo Portosín. Los apartamentos crecen al lado de los antiguos almacenes de salazón.
Portosín se ha convertido en uno de los centros de veraneo favoritos de muchos santiagueses. La playa de Coira también se la conoce como la playa de Compostela. Aunque el turismo tiene aquí muy diversas procedencias. Para atender a esta nueva población han surgido hoteles, campings, apartamentos de alquiler, restaurantes. Hoy su economía está cada vez más orientada al turismo. En Portosín se encuentra el mejor puerto deportivo de toda la ría de Muros y Noia. Portosín es la parada natural de todos los barcos que transitan por estas costas tras doblar el cabo de Finisterre.
Situado entre la sierra del Barbanza y el océano, Porto do Son es un reclamo para un turismo que escapa a la masificación de otros lugares de las Rías Baixas. El municipio tiene 27 kilómetros de costa, el clima suave de las Rías Baixas y sobre todo muchas playas inmensas y casi salvajes. La cercanía a Santiago y al parque natural de Corrubedo, sus paisajes costeros y su gastronomía la convierten en una zona ideal para pasar la temporada de vacaciones.
Porto do Son es uno de los pueblos costeros de Galicia que mejor conserva su barrio de pescadores. En su casco viejo no faltan rincones con sabor marinero ni edificios de planta noble como la antigua casa consistorial convertida ahora en el Centro de Interpretación del Castro de Baroña. Aquí se exponen algunos objetos arqueológicos hallados en el yacimiento, como un hacha de bronce o la replica del ara a Diana. En un promontorio sobre el mar, junto a Punta da Sagrada, está situada la capilla de la Atalaya. Es el mejor mirador sobre toda la ribera norte de la ría, desde Muros hasta el mítico Monte Louro. Se dice que los días de niebla sus campanas orientaban a los barcos cuando regresaban a puerto.
Porto do Son es sobre todo su puerto, modernizado en los último años. Sus gentes siguen viviendo del mar. De su lonja sale pescado y marisco para los mercados nacionales. Y por su puesto para los restaurantes de la zona.
Porto do Son es un excelente punto de partida para realizar excursiones a la sierra del Barbanza. La subida al monte Enxa es obligada por sus panorámicas sobre la ría. Por el camino se puede contemplar a muchos caballos pastando por los montes. En su cima se encuentra el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Fisterra, uno de los 21 centros que hay distribuidos por la costa española. Su misión es ordenar el tráfico marítimo y dar respuesta a todas las emergencias que puedan surgir en el mar desde el rescate de náufragos hasta la lucha contra la contaminación. En 2011este centro atendió 389 emergencias. Y es que por esta costa pasa cada año una media de cuarenta mil buques, de los que más de trece mil transportan mercancías peligrosas. Desde aquí las vistas de la sierra del Barbanza y de las rías son inmejorables.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook