Mapa de recursos


Fiestas Gastronómicas en Galicia

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Cambados y O Grove celebran dos de las fiestas gastronómicas más importantes de Galicia.

Destacamos esta semana dos de las más conocidas fiestas gastronómicas de Galicia, la del vino albariño en Cambados que se celebra en agosto y las del Marisco del Grove que será en octubre.

 
Todas las fiestas de Galicia tienen un denominador común: sirven para divertirse y especialmente para comer bien. En muchos de estos festejos prima la exaltación gastronómica. La Fiesta del Albariño en Cambados y la Fiesta del Marisco del Grove , son las de interés turístico internacional.
Cambados es el fulgurante lugar donde el Umia se vuelve ría y los árboles de sus riberas se duermen en el espejo de sus aguas. Donde la vieja Torre de San Sadurniño busca el horizonte de la Illa, refugio de la dorna que encuentra abrigo a flor de agua.
Son sus postales magníficas, la de los bateeiros y los barcos de la vieira y los otros, cuando regresan a puerto mientras el sol se esconde inundando de luz contraria el atardecer. La de sus viejas rúas de piedra que desembocan en la Iglesia o en la histórica plaza, mezcla de otra iglesia también de piedra y pazo de conde bodeguero para perder el tiempo comprendiendo la grandeza.
El Umia es quien remueve la perspectiva admirada de sus riberas y el Valle del Salnés saborea el río sorbo a sorbo para fertilizar cepas centenarias. De ellas crecen frutos que dan lugar a los vinos más apreciados; los blancos albariños y algún tinto en Barrantes. El vino es la vida del valle y Cambados su capital. Mas de cien bodegas se encargan de mimar la calidad de estos caldos, sabrosos al paladar y buenos compañeros de viaje del mejor marisco del mundo. Incluso merecerá la pena que el viajero se acerque a este geodestino para seguir, paso a paso, la Ruta creada en torno al vino y a su denominación de origen: Cuando los calores de la primera semana de agosto aprietan, Cambados vive su paisaje de fiesta. Es cuando los Caballeros y las Damas de la capa morada celebran y organizan la Fiesta del Vino, en la que se rinde homenaje al exquisito caldo, el blanco más reconocido en todo el mundo. La cata y el concurso del que sale el mejor albariño del añose mezcla con los aires de fiesta de una villa que despierta a golpe de cohetes y no dormirá hasta que otro amanecer tiña de oro su mar. Que la mañana es para la gente que se agolpa en las calles para participar del famoseo aquí llegado; los mediodías para disfrutar de los frutos de este mar y de este vino. Las tardes para reponer fuerzas con los amigos y las noches para que de nuevo los ritmos de moda suenen en la gran plaza de Fefiñanes. Esta es la fiesta más antigua de España con sus casi sesenta años cumplidos. Desde aquel 1953 en que la fundó una peña de amigos, la Fiesta del Albariño es un cúmulo de cursos, conferencias, conciertos, pasacalles, música, folclore popular, verbenas… y color y calor en las casetas que las bodegas montan en el Paseo de la Calzada, donde ofrecen sus vinos acompañados de tapas de pulpo a feira y de sabrosas empanadas, entre otra viandas.
La península de O Grove está bañada por un mar de vida, que es la base de su economía. En torno al mar gira todo en este pequeño municipio pontevedrés. El Turismo, que viene atraído por sus playas, por sus paisajes y por sus sabores. La industria, primordialmente derivada del mar y de sus frutos. El Puerto, base de una importante flota de bajura. Los cultivos marinos, con el mejillón a la cabeza, el marisqueo y las cetáreas, en las que el marisco se mantiene vivo con el agua de este mar a la espera de llegar a los grandes mercados españoles. Como se ve, el marisco es consustancial con O Grove. Rodeada por el mar creció la Villa, en la que se desarrolló el sector servicios, con un notable aumento de población fija como consecuencia del turismo, que triplica su número de habitantes en los meses de junio a octubre. En la primera quincena de este último mes está la clave. Porque, en octubre, mientras el Atlántico se desliza suave hasta la gran playa, mucho más tranquila que en verano, vuelve a O Grove el bullicio de la fiesta con olor y sabor a mar.
Octubre es el tiempo esperado para la gran mariscada. Por eso hasta la villa vienen gentes desde medio mundo, procurando el mar de la vida y los exquisitos sabores que de él emergen cada amanecer, con cada barco. A lo largo del paseo marítimo, frente a la isla de ensueño, para entonces, huele otra vez a marisco de ría, que es especial, como el paisaje litoral de esta península hermosa. Mar y sabor a mar en O Grove. La villa, conserva bien su vieja vocación marinera; pero, por afabilidad e imaginación, crece como destino turístico. Y en eso tiene que ver su fiesta del marisco que reúne a más de cincuenta mil visitantes.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook