Mapa de recursos


Los Castros Galaicos

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Desde el punto de vista de la arqueología gallega los castros galaicos son los restos más importantes.

Son los castros de los pueblos galaicos, los primeros en poblar Galicia desde los montes de Ancares a la desembocadura del Miño. Los expertos catalogaron ocho mil pero solo unos cincuenta han sido excavados para que podamos leer en ellos nuestra historia

 
Por su entorno y por su valor, el Castro del Tecla fue el primero en recuperar parte de su primitiva forma, hace ya cien años. Y es el monumento castrexo mas visitado por el turismo. Descansa a más de 300 metros de altitud sobre el ayuntamiento de A Guarda. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931 y también posee la consideración de Bien de Interés cultural y es uno de los monumentos más visitados de nuestro país.
Desde el punto de vista de la arqueología gallega los castros son los restos más importantes. Son poblados prerromanos de los denominados Galaicos. Estos "pueblos montañeses" como traducen el término CALLAECOS algunos expertos fueron muchos y se repartieron de manera irregular por el territorio, por eso encontramos en la modernidad muchas de sus huellas.
Las sucesivas excavaciones nos han descubierto como vivían sus pobladores y de qué se alimentaban. Sabemos hoy además que algunos fueron castros mineros y que llegaron a mantener contacto con el norte de Europa y el mediterráneo.
El más extenso excavado es el de San Cibrán de Las, de 10 hectáreas, por eso es conocido como A Cidade, ubicado a menos de 20 kilómetros de Ourense. Al Castro de Baroña, otro de los más espectaculares, lo protegían dos murallas. Hoy se conservan 20 viviendas. Fue excavado por primera vez en 1933 y de aquella intervención y de las siguientes deducimos hoy de qué se alimentaban y a qué se dedicaban.
Los castros más conocidos representan tan sólo una parte de lo que significó nuestra cultura castreña… los más pequeños también cuentan. Como el de Borneiros en Cabana de Bergantiños. La llegada de los romanos supuso un cambio de la cultura hasta aquel momento conocida, pero, curiosamente, mientras algunos castros fueron abandonados otros cobraban protagonismos y sumaban población. Un castro galaico-romano fue el de Viladonga, un yacimiento arqueológico ubicado en A Terra Cha, ocupado entre los siglo 2 y 5 después de Cristo, paradigma de investigación de los poblados de esta época. Agronovo, Castromaior, Fazouro, San Ciprián, Froxán, Vilachá, Facho de Donón, Castro da Croa… La tipología de las casas, materiales, forma de distribuirse el poblado. Nada tiene que ver nuestra cultura castreña con la del resto de Europa. Es nuestro signo de identidad. Forma parte de nuestro pasado y también de nuestro presente.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook