Mapa de recursos


Ruta por A Pobra do Caramiñal

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Pobra do Caramiñal se asoma a la ría de Arousa entre un mar de bateas.

Si vienen hasta A Pobra para disfrutar de sus playas, volverán siempre a ellas. Por sus tranquilas aguas, por su temperatura, por sus banderas azules y sobre todo por el ambiente.

 
Las fábricas de conservas que salpican el litoral llevan casi un siglo procesando el mejillón que se extrae de las bateas. En la industria de la conserva está el motor de su desarrollo. Y para comprobarlo solo hay que visitar su puerto, con su colorista flota mejillonera amarrada. Nunca falta actividad en este puerto. Los buques congeladores descargan cada año más de cien mil toneladas de atún en el puerto. Los mejillones de las bateas y el bonito acaban en las cadenas de envasado de las diez conserveras. Son fábricas con mucha historia. Este sector da trabajo a dos mil personas, la mayoría mujeres. Las patelas, las cestas de peces, es un motivo que se repite en la obra de Manuel Teira. Las esculturas y las pinturas de este artista de A Pobra se exponen este verano en la Torre das Xunqueiras.
Frente al puerto está el barrio do Castelo, el núcleo histórico de A Pobra, un lugar para perderse. Alrededor de la iglesia parroquial, de estilo gótico marinero, se alzan residencias hidalgas como la Casa Grande de Aguiar junto a viviendas medievales y cruceiros del XVIII. La rúa Castelo, con sus casas de ribera, y el callejón del Xogo de Bolos, conservan todo su sabor marinero. La alameda de Valle Inclán es uno de los lugares preferidos por los vecinos para pasear o sentarse a la sombra de árboles centenarios.
En el verano, el sosiego de villa marinera se interrumpe con la llegada de veraneantes que toman las terrazas y el paseo marítimo del Areal: la playa de los Catalanes. Hoy dominan los santiagueses y los madrileños. Para atender este aluvión de turistas veraniegos, A Pobra ofrece todo tipo de alojamientos, desde modernos hoteles hasta pazos históricos como Torre das Xunqueiras, casas de turismo rural o incluso apartamentos de alquiler. Y por supuesto un camping con vistas: Este está frente a la playa de Cabío, una de las preferidas del turismo. Este turista alicantino lleva treinta años pasando las vacaciones en este camping. El camping de A Pobra empezó a funcionar hace treinta años y hoy dispone de 800 plazas. El tipo de turista ha cambiado mucho en este tiempo. La mayoría de los turistas llegan a esta costa para disfrutar de sus extensos arenales con bandera azul. Y su puerto deportivo atrae también a algunos navegantes. Por esta costa registra una media anual de 1.500 tránsitos de veleros y yates. También se puede fondear frente al puerto por el excelente abrigo que ofrece la bahía. En primera línea de playa está el restaurante A Terraza de Chicolino. Situado en la primera planta del mercado de abastos, donde se venden el peixe fresco de la ría, aquí se puede degustar la gastronomía local. Las vistas a la ensenada son magníficas. Cocina tradicional actualizada, mariscos y arroces. Hoy la carta recomienda bacalao al horno con salteado de mar.
Pero además de costa, A Pobra do Caramiñal tiene montaña. La sierra del Barbanza es ideal para realizar alguna excursión y para la práctica de deportes activos. Una red de sendas recorre las cumbres graníticas de la sierra del Barbanza. Se puede remontar el curso del rio Pedras hasta su nacimiento. Es la preferida de este grupo de senderistas de A Pobra. La ruta pasa por lugares tan singulares como Aldea Vella, escondida en un bosque de ribera. Un desvío lleva hasta la vieja central que suministraba energía a las conserveras. El tramo mas duro sube hasta el cañón de A Miserela excavado por el rio Barbanza.
La subida al monte Curota es recomendada por todas las guías por sus espectaculares panorámicas: En un día claro, desde este balcón natural se abarca con la vista todas las Rías Baixas, desde Noia hasta Vigo.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook