Mapa de recursos


Santiago de Compostela, una mirada diferente

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Santiago xacobeo y peregrino tiene varios pulmones verdes donde disfrutar la calma tras los ajetreos del Camino.

Estamos de fiesta, como les decíamos al comienzo del programa; y no nos resistimos a pasear Compostela desde otra perspectiva en la que, probablemente, nunca se hayan fijado.

 
Es la postal más reproducida de Santiago: Casas apiñadas, con galerías blancas y grandes chimeneas, fachadas barrocas, y las torres de la catedral elevándose sobre la ciudad de piedra. Para disfrutar de esta vista solo hay que sentarse en este banco de la Alameda. Al lado del Eucalipto de los Enamorados.
El peregrino que llega a Santiago queda abrumado, a primera vista, por su arquitectura, por su casco histórico intacto y el despliegue de edificios antiguos bien conservados. A la sombra de la catedral se alzan iglesias, monasterios, seminarios, hospitales, capillas, pazos. El arte de una ciudad labrada en piedra. Y cada época dejó su huella en la ciudad: Así hay tantas Compostelas como estilos: románica, barroca, rococó, neoclásica, modernista. Por esta razón la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad.
La zona monumental de Santiago sorprende al turista a la vuelta de cada esquina, al caminar por sus soportales o cuando se pierde por su laberinto de rúas estrechas y enlosadas. Ahí están sus torres y campanarios, sus ángeles de piedra, sus incontables capiteles y por supuesto sus gárgolas maravillosas. En los tejados de Compostela está representado todo el bestiario medieval.
La capital de Galicia es una ciudad con mucha historia. Su pasado artístico y cultural se puede admirar en cualquiera de sus museos religiosos, etnográficos, de las peregrinaciones, de arte contemporáneo A esta oferta de museos se acaba de incorporar la Ciudad de la Cultura, situada en el Monte Gaiás, a las afueras. Los seis edificios que ocupan la superficie de 70 campos de fútbol, fueron diseñados por el arquitecto americano Peter Eisenman. Las obras duraron once años. Este edificio colosal, de aire futurista, coloca a Santiago a la vanguardia de las ciudades españolas en arquitectura y urbanismo. Su objetivo es ser un foco turístico tan atractivo como lo es la catedral.
Al margen de la piedra, Santiago también destaca por sus numerosos parques y zonas ajardinadasy es que la ciudad está concebida para pasear. La capital de Galicia es una de las ciudades más verdes de España. El paseo forma parte de la vida de Compostela, ciudad sin prisas en la que resulta difícil moverse en coche. El peregrino encontrará reposo en cualquiera de sus jardines y parques urbanos. Lugar de encuentro y reunión de los vecinos,la Ferradura es el jardín de Santiago. Habrá otros parques, pero ninguno que se identifique tanto con la ciudad. La Ferradura tiene algo de jardín de pazo y en su interior crecen varios ejemplares de arboles exóticos, algunos catalogados como singulares. Su paseo de camelias es excepcional. Esta alameda es el escenario de conciertos dominicales, ferias de libros y de las verbenas de las fiestas patronales. En la carballeira de Santa Susana se celebraba hasta el siglo pasado la feria del ganado. El parque de Bonaval, enclavado en el centro histórico de Santiago, fue proyectado por el arquitecto portugués Alvaro Siza. Más de tres hectáreas de verde sobre las antiguas propiedades de un convento dominico. El cementerio de los monjes está integrado dentro del parque, muy visitado por sus hermosas vistas sobre la catedral. Hay restos de muros, ruinas, esculturas y, sobre todo, agua y piedra.
El parque de Brandía, de más de 6 hectáreas, se extiende por las orillas del río Sar, que era el lugar preferido de Rosalia de Castro para pasear. Aquí había una fábrica que aprovechaba el agua del río para curtir pieles y la fabricación de papel. El río es el protagonista de este espacio verde que enriquece el patrimonio natural de Compostela. Muy cerca del parque de Brandía está la Selva Negra. En Santiago el verde se da por supuesto, al fin y al cabo es la capital de Galicia.
Las rúas y plazas que recorren los peregrinos se animan durante el verano con el ambiente de las terrazas. Esta es la ciudad de Galicia con mas tabernas y tascas por metro cuadrado. En la rúa do Franco no hay portal que no exhiba el menú del día o la carta. Es la ciudad del buen comer. Hay que entrar en sus restaurantes, en sus tabernas y figones para descubrir que aquí confluyen todas las cocinas de Galicia con todos sus productos y recetas. Y al final queda la noche de Santiago con su embrujo, sus esquinas, sus farolas, su juego de luces y sombras: Es una ciudad de ronda nocturna, tunera y alegre, con mucha "movida" estudiantil. Hay muchos sitios para disfrutar de la noche sin salir del casco histórico. Durante el verano, las terrazas de bares y cafeterías ocupan las calles y plazas de la zona vieja. Son terrazas siempre animadas, con buenas vistas, o a la sombra de los soportales. En esta ciudad culta no podían faltar los cafés clásicos, con ecos de viejas tertulias, y donde aún es posible el arte de conversar. Y para los mas noctámbulos, la música suena hasta tarde en los pubs y bares de moda que animan la larga noche compostelana. En Santiago pasear con la luna es un ritual.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook