Mapa de recursos


Albariño de Cambados

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

El Albariño es un reclamo turístico para Cambados.

Uno de los símbolos del Rías Baixas es sin duda Cambados, una villa de excelente gastronomía con el albariño como símbolo.

 
Situado en las Rías Baixas, en el valle del Salnés, nos encontramos con Cambados. Con una extensión de unos 23km cuadrados, y con una población que se acerca a los 14.000 habitantes, el núcleo central de Cambados se divide en tres históricas villas, antiguamente independientes.
Fefiñáns, que era el distrito aristocrático y el gran núcleo comercial; Cambados, que es el centro administrativo y Santo Tomé, la villa marinera por excelencia.
Empezaremos nuestro paseo de hoy por Fefiñáns. Conjunto iniciado en el siglo XVI, formado por el Pazo de Fefiñáns, el arco-puente, una atalaya mirador conocida como torre del homenaje y la iglesia de San Benito. Mandado construir por Don Juan Sarmiento de Valladares, posee una fina arquitectura de imitación italiana. Campea triunfal en sus fachadas la pompa barroca de sus blasones. Llaman la atención del visitante sus amplios balcones circulares, situados a los dos lados del pazo, y un hermosísimo arco-puente de traza barroca en el extremo norte del pazo, que antaño estuvo acompañado por otras dos, actualmente desaparecidos. Y a su lado la iglesia de San Benito. Reedificada en el siglo XVII por orden de Don Gonzalo Valladares sobre una antigua capilla del siglo XV, la fachada y las torres fueron construidas en 1784. Sus elementos más destacados son los campanarios barrocos.
De este gran conjunto monumental salen preciosas callejuelas por las que siempre es un placer perderse, hablamos del barrio de Triana. Alberga pequeñas y acogedoras casas de sabor típicamente marinero. Dando un paseo por aquí nos encontramos con la plaza de Asorey, dedicada al escultor cambadés de fina sensibilidad. Presidida por este réplica de "A naiciña", una de sus obras más conocidas. No podemos pasar por alto la figura de Cabanillas, con museo propio. Es la casa natal del llamado poeta de la raza.
Cruzaremos ahora hacia otro barrio, el de Cambados. El paseo da la Calzada, antes conocido como paseo de Cervantes, lo separa de Fefiñáns. En esta alameda de chopos y álamos se celebra todos los años la fiesta del Albariño. El primer fin de semana de agosto se celebras su gran fiesta y cientos de miles de personas llegan a Cambados para disfrutar del espectáculo del príncipe dorado de los vinos. Aquí podremos disfrutar de la excelente muestra de lo que fueron y son las moradas nobles de Cambados, como el Pazo de los Faxardo o los Salgado, del siglo XVII. A pocos metros la Casa das Cunchas, construida en el siglo pasado, en la que destaca la decoración externa, con claros matices neobarrocos, en forma de numerosas conchas de vieira.
En ese mismo entorno, aparece la primera plaza del ayuntamiento. De fina estética, flanqueada por centenarias palmeras, en el centro destaca una hermosa fuente de piedra labrada por el escultor cambadés Narciso Pérez. Pero vayamos ahora hasta el Convento de San Francisco, la iglesia parroquial. Fundada en 1588, se mantuvo como convento franciscano hasta 1835, año en el que se convirtió en iglesia parroquial substituyendo a la destechada iglesia de Santa Mariña. De estilo gótico marinero, presenta asimismo rasgos renacentistas.
Y habrá que visitar por lo tengo las ruinas de Santa Mariña. Consta de una sola nave dividida por cuatro arcos transversales, cinco capillas laterales, sacristía y capilla mayor. Ricamente ornamentada con bolas sobre arcos, en las capillas destaca la iconografía en relieve con escenas bíblicas. Fue destechada por motivos político-religiosos en el siglo XIX. Sus restos fueron declarados Monumento Nacional en e laño 1943 y hoy en día alberga ... "o máis melancólico camposanto do mundo" en palabras del escritor Álvaro Cunqueiro, gran admirador de la villa cambadesa.
Pero aún nos falta dar un paseo por la zona más marinera del ayuntamiento, Santo Tomé. Ahí podremos admirar el Pazo de Montesacro. Situado sobre un alto con vistas al mar, fue construido en el siglo XVIII en el estilo barroco de la época.
Para quien quiera acercarse hasta aquí le recomendamos el Parador de Turismo del Albariño, antiguo pazo de Bazán. Fue mandado construir en el paseo de la calzada en el siglo XVII por Pedro Bazán. Y si quieren algo más rural podrán hospedarse en la casa de turismo rural A Capitana.
Para comer, es de obligada parada el restaurante de Yayo Daporta, donde podrán disfrutar de unas ostras regadas de un buen albariño o de unos exquisitos canelones de pollo en pepitoria con setas de temporada y trufa como estos que Yayo prepara para nosotros.
Como pueden ver Cambados es un lugar lleno de encanto y magia que hay que conocer.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook