Mapa de recursos


Circuitos de Rallye: Tierra y Asfalto

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Conozcamos los mejores circuitos gallegos de Rallyes

Estamos en O Couto, en Lalín, en uno de los tramos de la primera prueba del Campeonato Gallego de Rallyes.

 
Los organizadores del popular Rally do Cocido examinan el recorrido para elaborar una guía para la ruta, unos 300 km, 100 de ellos cronometrados, que sirva a pilotos y copilotos en la competición. Forma parte de la rutina anual, pero es la clave. O Rally do Cocido, como la mayoría de las pruebas gallegas, dispone de 50 mil euros de presupuesto y el 60 por ciento se invierte en seguridad. Ambulancias, grúas, decenas de comisarios e información puntual en cada tramo. Entre 500 y 700 personas, la mayoría de manera voluntaria, velan por el correcto y seguro funcionamiento de cada prueba.
Hasta 50 mil aficionados arrastra el Rally a Lalín. Es uno de los más populares del campeonato gallego que termina en Compostela, pero el resto de las 8 citas no bajan de los 30 mil espectadores. Lalín, Lugo, Ourense, Vigo o Ferrol se benefician de una marea de fieles. Galicia es tierra de rallyes.
Es el propio piloto el responsable comercial, el mecánico, el ingeniero, quien consigue la financiación y elige escudería, la que se encarga de todos los trámites administrativos. En Lugo presumen de pioneros, en Ourense de prolíficos, son los que más pruebas de motor organizan, Compostela, Ferrol y Rías Baixas, de espectaculares tramos.En casa prueba participan hasta 150 pilotos, el doble que en el resto de España.
Curuxa Rally nació en 2003, es la única revista online sobre rally. En sus inicios conseguía hasta 30 mil usuarios nuevos al mes. Solo en Galicia se premia al ganador, en el resto de España los primeros deben conformarse con un aplauso. Es por ello un deporte vocacional, pero también costoso. Para ganar el campeonato gallego el coche debe rondar los 150 mil euros, y el piloto debe invertir entre 15 mil y 20 mil euros por prueba. Constancia, tesón, ingenio y lucha contra el tiempo.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook