Mapa de recursos


Paraíso del Turismo Rural

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

A Estrada puede lucir con orgullo el rótulo de paraíso del turismo rural.

Casi una veintena de alojamientos configuran una red de más de cien plazas a punto para el descanso y el ocio en un entorno que se ha conservado excelentemente.

 
En Casa de Brea, donde empezamos nuestro recorrido, todo está dispuesto para que nos encontremos como en nuestra casa. Muchas de las edificaciones son antiguas casas de labranza ahora recuperadas para el público por sus herederos. Es una manera de regresar a los orígenes compartida por propietario y visitante. Cada vez son más las personas que prefieren los placeres sencillos de este tipo de turismo, como dormir una siesta debajo de un manzano. En una tierra de pazos y casonas como es A Estrada no podían faltar casos como el de la espectacular finca Fonteclara. El mimo con que Alberto Langtry y su familia han restaurado lo que eran unas ruinas se advierte en todas las estancias, desde la biblioteca hasta el comedor en un antiguo lagar de vino, y, por supuesto en todas las habitaciones. Confort y nobleza se conjugan a la perfección tanto en el interior como en los exteriores, que cuentan con un más que agradable jardín con piscina y una recoleta capilla que hasta celebra su fiesta en agosto.
De la tradición viajamos a la vanguardia de diseño y de materiales aplicados a la Casa Grande de Vilanova. Está escondida en la parroquia de Remesar, pero el esfuerzo de encontrarla merece la pena. Hasta la fecha es la más reciente de todas, pero ya marca un estilo propio. La mano del arquitecto Pedro de Llano se advierte también en la rehabilitación del Pazo A Nugalla, en Pousada (Curantes): un conjunto formado por dos casas de los siglos XVI y XVIII en las que todo invita a hacer honor a su nombre: en gallego, pereza. O, al menos, tal es el efecto que puede provocar la bañera original del pazo o una chimenea en una de las habitaciones. El pazo afronta ahora un nuevo reto: un restaurante que acaba de abrir sus puertas estos días y que está llamado a ser la justa competencia de los famosos y suculentos desayunos de A Nugalla. Para cuando llegue el momento de vencer a la pereza, no podemos dejar A Estrada sin degustar alguna de las cien maneras que tienen en el Restaurante Nixon de preparar el salmón, el rey de las mesas de la comarca. Merece la pena ir a probarlo.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook