Mapa de recursos


Leiro, Ruta del Románico

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

Les presentamos lo mejor de la ruta románica del Ribeiro: que ver, donde comer y donde dormir.

La Ruta por el Ribeiro combina arte vino y paisaje. La vendimia es la mejor época del año para hacerla.

 
El Avia entra en Leiro por el puente da Esperela, traza una curva amplia, salta caneiros y se despide por los tres arcos del puente gótico. La calzada medieval que cruza el puente sube entre viñedos hasta el monasterio de San Clodio.
Son tres las sendas de corto recorrido que discurren por las Tierras del Avia y todas pasan por Leiro. La vendimia es la mejor época del año para hacerlas.
La senda de Peña Corneira arranca a orillas del Avia asciende y durante ocho kilómetros por las viejas corredoiras que comunicaban aldeas con pazos, bodegas, iglesias románicas.
El camino real sube por la costa de Lebosende : Esta aldea situada en un alto es el mejor balcón sobre la vega del Avia. La iglesia de San Miguel conserva la primitiva fachada románica. Entre prados está la iglesia de Santo Tomé de Serantes, otra joya del románico rural. Vale la pena hacer un alto para admirar los canecillos que recorren las cornisas, los tímpanos y el gran rosetón de la fachada. Entramos en el bosque de Pena Corneira. Los árboles no dejan ver el "caos de bolos" que forma la sierra: un laberinto de peñascos, domos, lapas y crestas graníticas. A la sombra de una carballeira está la iglesia románica de Lama, del siglo XII. La senda sube hasta la peña, un hito geográfico de diez metros de altura que se puede contemplar a muchos kilómetros. Es el faro del Ribeiro. Pena Corneira fue declarada monumento natural.
El Monasterio de San Clodio fue declarado monumento nacional en 1931. Su origen es oscuro, pero en plena Edad Media se constituyó como un cenobio benedictino, abrazó la reforma del Cister en 1151 y alcanzó su máximo esplendor en los siglos XII y XIII gracias a las abundantes rentas procedentes del vino. La vida monástica perduró en San Clodio hasta los últimos años del siglo pasado; el mal estado del conjunto monacal, que amenazaba ruina, obligó a los monjes a abandonarlo. El monasterio conserva dos de sus claustros: el procesional, de estilo barroco, construido en el siglo XVII, y otro renacentista del siglo XVIII. Tras el altar de la iglesia se han descubierto uno frescos muy antiguos.
La ruta del vino del Ribeiro creada hace cinco años combina arte, vino y paisaje. Las bodegas de Leiro disponen de casa de turismo rural, vinoteca, organizan visitas a sus viñas y catas de sus vinos. Es la mejor forma de conocer esta parte del país del Ribeiro. El monasterio de San Clodio está integrado en esta ruta. Las 25 celdas de los monjes son hoy habitaciones de lujo. En San Clodio, muy cerca del monasterio, está Dona Blanca: una casona restaurada y reconvertida en hotel rural. Los espacios comunes son amplios y luminosos, y las habitaciones están decoradas con muebles y obras de arte traídas de los viajes por la India y África. La suite tiene vistas a los viñedos de San Clodio.
Para comer en el claustro renacentista se encuentra el restaurante del monasterio. Y al frente de los fogones está Daniel, un cocinero joven al que le gusta experimentar con las recetas de los monasterios. La carta reserva sorpresas como la pizarra de carne cisterciense o el chocolate a la piedra de los monjes. El comedor brinda una buena vista del claustro renacentista con su fuente. Las tierras del Ribeiro también son celebres por su licor café. La bodega Os Maios, en San Clodio, elabora de forma artesanal sus licores con recetas recopiladas en los pueblos y con productos naturales. Esta fábrica ha sido ganadora de varios concursos de licores.


Necesita Flash Player.





Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook