Mapa de recursos


Ruta por A Cañiza.

Añadir a digg | Añadir a technorati | Añadir a wikio | Chuza esta nova | Añadir a Menéame | Añadir a Del.icio.us | Añadir a Yahoo | Añadir a tuenti | Añadir a fresqui | Añadir a facebook | Añadir a newsvine | Añadir a stumbleUpon | Añadir a spurl | Añadir a blinklist



 

No se vayan de A Cañiza sin visitar sus montañas y las rutas por la Sierra de A Paradanta

Un paisaje único y los más sabrosos manjares. Eso es lo que nos aguarda en nuestra ruta por A Cañiza, un territorio municipal de gran belleza, provocada por sus montes y vaguadas, en los que aún es posible gozar de la vida y de la libertad.

 
Los Altos de A Cañiza hacen de frontera natural entre las provincias de Ourense y Pontevedra. Son las montañas más altas del Baixo Miño. Las cumbres de la sierra del Faro de Avión están a la misma altura que las de la sierra portuguesa de la Peneda. Sólo las separa el profundo tajo del rio Miño.
Para visitar A Franqueira hay que subir el monte Paradanta por el puerto de Fontefría o bordearon por la carretera de Vilariño y Visticovo: Diez kilometros de curvas entre montañas para llegar al popular santuario. Cuenta la tradición que por estos pagos había una comunidad religiosa en el siglo VI. Se sabe que en 1293 la orden del cister se hizo cargo del santuario. La Virgen da Franqueira es de buen granito; y en su gran fiesta, que se celebra cada 8 de septiembre, sale la venerada imagen sobre un carro del país tirado por cuatro yuntas de bueyes. Antiguamente, seguían a la procesión de la Virgen cajas difuntos con los vivientes, amortajados en su interior: una muestra de la devoción de aquellos que se salvaron por intercesión de la Virgen. A la imagen la preceden un moro y un cristiano, que discuten y pelean. Al finalizar la procesión en el atrio, el moro acaba encadenado. Durante las Pascuillas todas las vírgenes de la comarca bajan al alba, a hombros devotos, para concentrarse en saludo mariano frente a la Virgen. El resto del año A Franqueira es un pequeño grupo de casas apretadas contra la iglesia.
Los montes de A Cañiza también son ideales para practicar turismo activo y deportes de montaña, como el parapente. La cumbre del monte Pedroso supera los mil metros de altitud. El concello de A Cañiza organiza cada verano unas jornadas de esta modalidad de vuelo libre en el campo de vuelo del monte Pedroso. La cima del Pedroso es un lugar apropiado para voladores inexpertos, tiene un despegue amplio, una ladera suave y permite un aterrizaje sencillo. No suele haber térmicas violentas ni cambios bruscos en la dirección del viento, que no suele pasar de los 35 nudos. Los aficionados a la equitación pueden alquilar caballos para practicar doma clásica, saltos o simplemente dar paseos por las muchas rutas que suben hacia la sierra del Suido. A Cañiza tiene club hípico: la campeona gallega en modalidad de salto, Conqui Villa, está al frente de este picadero.
Al lado del club hípico está situada O Vieiro, una casa de labranza con nueve habitaciones y una lareira tradicional ideal para pasar un fin de semana. Está situada en plena naturaleza, en un ambiente rural: los animales domésticos de las granjas pastan en libertad. O Vieiro ofrece además paseos en caballo por la zona.
El viajero no puede despedirse de A Cañiza sin disfrutar de la gastronomía local. El restaurante Casa do Xamón está regentado por uno de los artesanos del jamón más reconocidos de la zona. Los Giraldez se dedican a las salazones desde el año 96. Al lado del restaurante tienen el único secadero que aún funciona en A Cañiza. La carta de la Casa do Xamón ofrece todas las delicias del cerdo: cocido, lacón con grelos, croquetas de jamón... y champiñones con jamón, la especialidad de la casa. En la tienda se pueden adquirir otros productos del cerdo como salchichón, cacheira curada, panceta o chorizo de cebolla.


Comparte esta página o añade un comentario en tu Facebook



Última actividad en Facebook